Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Frente Nacional arremete contra el continuismo de Macron, miembro de "la casta"

Los principales dirigentes del Frente Nacional, con su candidata y líder a la cabeza, Marine Le Pen, han puesto en marcha una campaña contra el rival de ésta en la segunda vuelta de las presidenciales en Francia, centrándose sobre todo en el supuesto continuismo que supondría su candidatura, por su pasado como ministro de François Hollande.
Le Pen, que quedó segunda en la primera vuelta del domingo, se ha referido este martes al apoyo expreso y el llamamiento a votar por Macron que hizo la víspera el presidente francés, François Hollande. Macron fue ministro de Economía durante dos años antes de dejar el cargo y lanzar su propio movimiento político.
"Gracias François Hollande, ya no puedo seguir llamándole 'señor presidente' porque no se comporta como un presidente", ha declarado durante una visita a Rungis. "No es el presidente de todos los franceses en esta secuencia", ha añadido.
"Gracias por dar la prueba de que (Macron) es la continuación de la política que usted ha llevado a cabo. Esta política catastrófica, dramática de la que los franceses ya no quieren más", ha subrayado, según informa 'Le Figaro'.
En la misma línea se ha pronunciado el secretario general del partido, Nicolas Bay, quien ha explicado que "el objetivo de la segunda vuelta es reunir en torno de un proyecto de recuperación nacional" contra "el representante de la casta".
Según ha explicado en LCP, para ganar el Frente Nacional buscará los votos de "los abstencionistas" --algo más de un 22 por ciento en primera vuelta--, pero también de "los numerosos electores de Nicolas Dupont-Aignan", el candidato nacionalista de En pie Francia, que tienen aspiraciones "cercanas" a las del partido y también entre "quienes han votado a François Fillon con una esperanza de alternancia".
Asimismo, ha destacado que pese a los apoyos que ha recibido Macron tanto de las filas socialistas como de las conversadoras, "nadie es propietario de los votos" de los franceses.
En referencia a la decisión del izquierdista Jean-Luc Mélenchon de no dar una consigna de voto a sus electores, Nay ha considerado que éste "ha comprendido que los que han dado sus votos a su candidatura no tienen forzosamente por qué volverse hacia un banquero de Rothschild", en referencia al pasado laboral de Macron.
Para el jefe de campaña de Le Pen, David Rachline, en el proyecto de Macron "no hay un ápice de patriotismo, es el candidato de la desaparición".
Asimismo, ha incidido en que el Frente Nacional "tiende la mano a todos los electores patriotas de este país", así como a los votantes de Dupont-Aignan --"tenemos programas bastante próximos"-- y, "sobre bastantes temas, puede haber una gran alianza con los electores de Fillon".