Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Hollande fue operado de la próstata en 2011, poco antes de presentar su candidatura

François Hollande, en la entrevista en televisiónReuters

El Elíseo ha confirmado este miércoles que el presidente francés, François Hollande, se sometió a una operación de próstata en 2011, a pocas semanas de presentar su candidatura a las primarias socialistas, según ha informado la emisora de radio France Info.

La sede de la Presidencia gala ha confirmado que Hollande había recibido tratamiento en dos ocasiones durante el mes de febrero de 2011 debido a una "hipertrofia benigna de la próstata" en el hospital Cochin de París, donde estuvo ingresado una semana.
La gravedad de la intervención quirúrjica se mantiene bajo secreto médico, según una fuente hospitalaria, pero el Elíseo ha confirmado que se trató de una operación "sin consecuencias" y que no fue necesario que el presidente fuera sometido a un seguimiento médico posterior.
"Es una operación común", ha informado un urólogo de Dijon, Jerome Grall, que ha explicado que la hipertrofia benigna de la próstata, comunmente conocida como adenoma de la próstata, suele comenzar en pacientes en torno a los 30 años y que, con el tiempo, puede llegar a ser molesta.
Por su parte, el primer ministro francés, Jean-Marc Ayrault, ha declarado que "muchos hombres franceses tienen problemas de próstata a partir de los 50 años" y que es algo "bastante común" y ha denunciado la intromisión de los medios en la vida privada del presidente.
"¿No podemos respetarlo? ¿Estamos siempre obligados a difundir nuestra vida privada?", ha preguntado Ayrault, que ha aprovechado la ocasión para denunciar "una especie de deriva" por la que los líderes políticos deben "dar cuenta de todo permanentemente".
La salud de los líderes franceses ha sido una cuestión controvertida desde que se hizo público el cáncer de próstata del expresidente François Mitterrand, una enfermedad que mantuvo en secreto durante casi todo su mandato.
El expresidente Jacques Chirac, en el cargo entre 1995 y 2007, tampoco advirtió sobre sus problemas de salud, acogiéndose al derecho a que se respetara su vida privada y tres años después de su reelección al Elíseo, en 2005, sufrió un accidente cerebrovascular.