Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Elecciones en Francia: El de presidente, el puesto que le sigue faltando a Fillon

Ganar las primarias le colocaba como el principal favorito para, directamente, llegar al Elíseo. El de presidente es el único puesto que le va a seguir faltando ostentar a Francois Fillon, tras cinco carteras ministeriales y el cargo de primer ministro con Nicolás Sarkozy. Católico, conservador en lo político y ultraliberal en lo económico. 63 años, casado y cinco hijos. De hecho, su familia ha sido más que su principal preocupación, su principal lastre, la que casi le deja fuera de juego a mitad de la campaña. Se presentaba como el candidato de la honestidad y la honradez, pero salieron a la luz los contratos irregulares hechos a su mujer y sus hijos. Voces de peso en su partido pidieron su cabeza pero lanzó a los suyos a la calle, aguantó el chaparrón y se libró de la guillotina política. Es más. Prometió dimitir si le imputaban y no lo hizo cuando la justicia francesa presentó cargos contra él por malversación de fondos públicos. Crítico con la política europea, no planteaba, sin embargo, una ruptura con Bruselas, lo que aliviaba en el seno de la Unión. Fiel representante de la política clásica frente a opciones más radicales, finalmente no ha conseguido aglutinar el voto moderado con el que pensaba relevar a su tocayo, Francois Hollande.