Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Francia pide más regulación del dinero electrónico contra la financiación del terrorismo

Michel Sapin y Wolfgang Schaeuble, ministros de Finanzas de Francia y AlemaniaREUTERS

Francia ha presentado este martes una serie de propuestas adicionales para combatir la financiación de las organizaciones terroristas, entre las que incluye la necesidad de incrementar la regulación del dinero electrónico y las divisas virtuales, la lucha contra el tráfico ilegal de bienes culturales y mejorar la efectividad de los mecanismos europeos para congelar sus activos.

El ministro de Finanzas francés, Michel Sapin, ha compartido un documento con sus homólogos en el marco de la reunión entre ministros de Economía y Finanzas de la UE (Ecofin), que debaten las seis propuestas que recoge el texto.
En primer lugar, París aboga por redoblar la legislación sobre los instrumentos de pago fuera de los circuitos bancarios, como el dinero electrónico y las divisas virtuales.
El texto apunta que los ataques terroristas del 13 de noviembre demostraron que las redes terroristas son capaces de financiarse de forma clandestina, por lo que la cuestión de la autonomía de las transacciones "debe ser enfrentada, no solo a nivel nacional, sino también a nivel europeo".
En este sentido, el documento asegura que el dinero electrónico, y en especial las tarjetas de prepago, "constituyen un discreto sustituto del dinero en efectivo", por lo que propone comprobar automáticamente la identidad cuando se recarga una de estar tarjetas, así como limitar el montante de dichas recargas y la capacidad de estos instrumentos.
En relación al control de las divisas virtuales, Francia propone limitar el uso de las divisas virtuales como método de pago o su conversión a dinero efectivo, así como comprobar la identidad de sus consumidores al efectuar una transacción o al convertirla en moneda legal.
TRÁFICO ILEGAL DE BIENES CULTURALES
Por otro lado, Francia aboga por crear un marco legal que que limite el pago en efectivo o en otros métodos no rastreables para la compra de bienes culturales, además de introducir registros en las importaciones a la UE para frenar el transporte de estos bienes adquiridos en zonas de guerra.
"Este paso permitiría extender los controles existentes para centrarse en bienes culturales importados de Iraq y Siria", reza el texto, que también afirma que los Estados miembro deben también implementar legislación que requiera autorizaciones de exportación y certificados que detallen el origen de los bienes importados.
Además, Francia defiende poner "rápidamente" en marcha un mecanismo europeo que permita congelar los bienes de ciudadanos de la Unión que estén involucrados en actos terroristas con una dimensión internacional de una forma "más efectiva y más flexible" que la que existe actualmente.
De la misma forma, el texto presentado por París propone reforzar los poderes de las Unidades de Inteligencia Financiera (FIU en sus siglas en inglés), crear un registro centralizado de cuentas bancarias e iniciar los esfuerzos para establecer un Programa Europeo para el Seguimiento de la Financiación Terrorista (TFPF).
"PRIORIDAD ENTRE LAS PRIORIDADES"
"Francia viene hoy (este martes) ante todo para movilizar al conjunto de lo europeos para luchar contra la financiación del terrorismo. Es la prioridad entre las prioridades en la actualidad porque cada uno de nuestros países está bajo la amenaza de una acción terrorista. Todos los países de Europa deben aplicar las medidas que son necesarias para luchar al menos contra la parte financiera de esta amenaza", ha destacado Sapin a los medio antes de participar en el encuentro.
El ministro francés ha asegurado que su país va a "animar" a la Comisión Europea a acelerar la aplicación de los textos ya adoptados y que deben ser aplicados "más rápidamente" en los países de la UE. "Los terroristas están aquí. Hace falta por tanto actuar más rápido, de manera más fuerte de lo previsto hasta ahora", ha añadido.