Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Francia denuncia la "mentira permanente" de Rusia para salvar a Al Assad y "dejar caer Alepo"

El ministro de Exteriores francés, Jean-Marc Ayrault, ha acusado a Rusia de practicar "un doble lenguaje" por decir que va a negociar un alto el fuego en Siria y luego continuar la guerra en el este de Alepo y le ha acusado del "fracaso" de las negociaciones hasta ahora en este sentido, aunque ha evitado defender que la UE imponga sanciones a Rusia por su intervención en Siria.
"Creo que con los rusos hay que seguir hablando el lenguaje de la verdad", ha dicho el jefe de la diplomacia gala, preguntado si la UE debe imponer sanciones a Rusia por la crisis en Alepo, a su llegada a la reunión con sus homólogos de la UE.
Los Veintiocho responsabilizaron el viernes "al régimen sirio y sus aliados, especialmente Rusia" de provocar "la muerte generalizada de civiles y un alarmante deterioro" de la situación en el este de Alepo y avanzaron que la UE actuará "rápido" con el objetivo de "imponer nuevas medidas restrictivas contra Siria dirigidos a individuos y entidades sirias que apoyen al régimen mientras la represión continúa".
Ayrault ha evitado respaldar sanciones a Rusia por la crisis siria pero ha acusado a Moscú del "fracaso" de las negociaciones en Ginebra para llegar a un alto el fuego y permitir la evacuación de la población en Alepo, insistiendo en que todavía esperaban que un alto el fuego "pudiera lograrse" este sábado, con el objetivo prioritario de proteger a la población civil.
"Realmente es un fracaso, ¿por qué? Porque hay un doble lenguaje ruso, una especie de mentira permanente. De un lado decimos negociamos y vamos a llegar a un alto el fuego y de otro continuamos la guerra", ha criticado Ayrault, que ha denunciado la voluntad de Moscú de "salvar al régimen de Bashar al Assad y de dejar caer a Alepo ¿pero a qué precio humanitario?".
El jefe de la diplomacia gala ha avisado del "riesgo enorme" de que "la guerra continúe" en Siria incluso "si Alepo cae", especialmente en Idlib, y ha dejado claro que la paz sólo se podrá lograr con "un alto el fuego y la reanudación de las negociaciones".
También ha criticado que los rusos dicen que "pretenden luchar contra el terrorismo, se centran en Alepo y han dejado un espacio al Estado Islámico, que está intentando recuperar Palmira". "Todo un símbolo", ha avisado.
El viceministro de Exteriores británico, Alan Duncan, ha reconocido que "lo que está ocurriendo en Alepo es horroroso". "Pero la única solución posible es política. Esto requerirá un camino de actitud por parte de los rusos", ha avisado, al tiempo que ha avisado de que Palmira es "absolutamente vital" y ha confiado en que las fuerzas que tratan de retomar la localidad histórica puedan "repeler" al Estado Islámico.
El ministro de Exteriores belga, Didier Reynders, ha avisado de que la situación en Alepo "se está convirtiendo en insostenible" y ha apelado a un alto el fuego y hacer llegar ayuda para la población, mientras que su homólogo holandés, Bert Koenders, ha defendido que la población que quiera abandonar Alepo pueda hacerlo "en paz". "Y al menos protegerles. Todavía hay muchas cosas que resolver ahí", ha remachado.