Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Francia paga 20 millones de euros por la liberación de los rehenes de Níger

Pierre Legrand, después de ser liberadoReuters

El Gobierno francés ha pagado más de 20 millones de euros por la liberación de los cuatro ciudadanos galos que fueron secuestrados hace más de tres años en Níger, según ha informado el diario 'Le Monde', que hace una reconstrucción de la operación que ha permitido su puesta en libertad.

Esta información contrasta con las declaraciones formuladas por el ministro de Exteriores francés, Laurent Fabius, que aseguró desde Níger, donde viajó para acompañar a los rehenes en su regreso a Francia, que el Gobierno galo no ha realizado "ningún pago" por su liberación.
Según el periódico, Pierre Legrand, Daniel Larribe, Thierry Dol y Marc Féret fueron rescatados por un grupo de catorce tuaregs en el extremo norte de Malí, cerca de la frontera con Mauritania y Argelia, y que habían partido desde la ciudad maliense de Kidal el 21 de octubre.
Los tuaregs, que viajaban a bordo de varios vehículos, partieron en busca de los rehenes sin ningún aparato de comunicación ya que, según el diario, no querían ser detectados por los servicios de Inteligencia franceses ni estadounidenses o que hubiera una operación con aviones no tripulados contra los captores una vez que se hiciera efectiva la liberación.
Antes de partir en busca de los rehenes, miembros de la Dirección General para la Seguridad Exterior (DGSE) entregaron a los tuaregs la "contrapartida" para la liberación de los rehenes, "más de 20 millones de euros", según ha señalado al periódico una "fuente francesa conocedora de los detalles de esta operación".
Asimismo, se había acordado con los secuestradores que debían reunir a los cuatro rehenes, que fueron separados en julio, en un punto y dejarles allí durante dos o tres días con agua y alimentos suficientes. Entretanto, en otro punto, se dejaría el dinero del rescate y los secuestradores darían las coordenadas GPS para encontrar a los rehenes.
El plan inicial preveía que el regreso se produjera entre el 25 y el 27 de octubre, pero finalmente su retorno a Kidal con los cuatro rehenes no tuvo lugar hasta este martes.
SEIS MESES DE NEGOCIACIÓN
La operación, según 'Le Monde', ha sido el resultado de seis meses de negociaciones, en las que llegado un punto, el presidente nigerino, Mahamadou Issoufou, informó a su homólogo francés, François Hollande, de que había que pagar por la liberación. El mandatario galo dio su visto bueno.
De acuerdo con la información a la que ha accedido 'Le Monde', el rescate procede de los fondos secretos concedidos a los servicios de Inteligencia. El dinero ha sido enviado a Kidal directamente por la DGSE y entregado a Mohamed Akotey, hombre de confianza del presidente nigerino y presidente del consejo de aministración de Imouraren, la filial de Areva en Níger.
Akotey tenía buenos contactos con los yihadistas en la zona y ha sido él el que ha encabezado el convoy para recuperar a los cuatro rehenes, según 'Le Monde'.