Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Francia congela el sueldo de los funcionarios, pensiones y prestaciones sociales

Manuel Valls congela los sueldos de los funcionarios, las pensiones y las prestaciones socialescuatro.com

El primer ministro de Francia, Manuel Valls, ha detallado este miércoles el plan para ahorrar 50.000 millones de euros entre 2015 y 2017 y que incluye la congelación de los salarios de los funcionarios, las pensiones y las prestaciones sociales, salvo las mínimas.

En una declaración institucional, Valls destacó que los objetivos del Gobierno son relanzar la economía francesa y hacerla más justa, devolviendo el poder de compra a los trabajadores, así como reducir el objetivo de déficit, ya que asegura que el país no puede "seguir viviendo por encima de sus posibilidades".
En este sentido, aseguró que hacer ajustes implica hacer elecciones y respetar los compromisos adquiridos, lo que es la base de "la credibilidad y la confianza". Además, reducir el déficit supone lograr margen de maniobra para invertir y preparar el futuro.
"Es también asegurar la permanencia de nuestro modelo social y modernizar nuestros servicios públicos", añadió Valls, quien remarcó que los esfuerzos a realizar serán "justos" porque se repartirán de forma "equitativa" y beneficiarán a todos.
Una de las medidas adoptadas supone la congelación del salario de los funcionarios, ya que la situación obliga a pedirles que se "sumen al esfuerzo común". Sin embargo, aseguró que no se adoptarán más medidas excepcionales respecto a la función publica.
Asimismo, informó de que, aunque está descartado totalmente una reducción de las prestaciones sociales y las pensiones, en el "contexto excepcional actual" no se revalorizarán al menos hasta octubre de 2015, salvo en el caso de las más bajas, que continuarán aumentando al mismo ritmo que la inflación.