Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Restricciones al tráfico en París para frenar la contaminación

Alerta en París por contaminaciónReuters

Entran en vigor las restricciones de tráfico en París para atajar los peligrosos niveles de polución que está registrando la ciudad. A partir de este lunes los vehículos con matrícula par solo podrán circular los días pares y los de matricula impar los impares. Se trata de la primera prohibición de este tipo en 20 años, mientras los políticos tratan de deshacerse unos días del insalubre ‘smog’ antes de las elecciones municipales.

París es más proclive a la contaminación que otras capitales europeas por los subsidios de Francia al diesel y su alto número de conductores de coches. Una semana de un inusual tiempo cálido y soleado ha agravado el problema.
Bajo el plan, los conductores sólo podrán usar sus coches en días alternos, según el número par o impar de sus matrículas. El transporte público gratuito, incluidos planes para el uso de bicis y para compartir coches eléctricos, se introdujo la semana pasada mientras una neblina flotaba sobre las calles de París.
"Nuestro principal objetivo es asegurar la seguridad pública porque queremos que esta polución se acabe", ha explicado el ministro de Medio Ambiente Philippe Martin en conferencia de prensa, advirtiendo de que la calidad del aire probablemente iba a empeorar el lunes.
Los datos de la Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA) mostraron que había 147 microgramos de partículas (PM) por metro cúbico en el aire de París - frente a las 114 de Bruselas, las 104 de Ámsterdam, las 81 de Berlín y las 79,7 de Londres.
La oposición política y las asociaciones del sector criticaron la decisión, diciendo que sería difícil para la Policía, y acusaron al Gobierno socialista de ceder a la presión de sus socios de coalición, los Verdes, de cara a unas elecciones locales a finales de mes.
"Es imposible de hacer cumplir, estúpido y un intento de ganar votos", considera Pierre Chasseray, presidente del grupo de conductores 40 Millones de Automovilistas, a televisiones y diarios franceses.