Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Fiscalía barajar registra la oficina presidencial de Park por el escándalo de su confidente

Un equipo de la Fiscalía Especial que analizar el escándalo de corrupción derivado de la confidente de la presidenta de Corea del Sur, Park Geun Hye, está analizando la posibilidad de registrar la oficina presidencial, según informa la agencia de noticias Yonhap.
Los investigadores del caso están incrementando los esfuerzos para encontrar pruebas de los supuestos delitos cometidos por Park, que fue cesada como mandataria en el marco de un juicio político llevado a cabo en el Parlamento.
Park está acusada de abuso de poder para beneficiar a su confidente y amiga Choi Soon Sil, que está actualmente en prisión, por medio de presiones a líderes empresariales para que hicieran donaciones a las organizaciones no gubernamentales que gestionaba Choi.
Además, es sospechosa de haberle entregado a Choi documentos clasificados para que los utilizara en su beneficio. La presidenta Park está a la espera de la decisión del Tribunal Constitucional sobre su futuro en el cargo, tras haber suspendida en el juicio político en el Parlamento.
La Fiscalía Especial que analiza el caso sospecha que Park puede haber recibido sobornos de empresas para conseguir favores. "Por ahora, no podemos decir el momento exacto del registro", ha explicado Lee Kyu Chul, portavoz de la Fiscalía Especial, en declaraciones a la prensa. "Todavía estamos estudiando si es necesario y si lo es, en qué debemos centrarnos", ha añadido. El portavoz ha dejado claro que si hay un registro se hará público y no se mantendrá en secreto.
La Presidencia de Corea del Sur se ha negado en varias ocasiones a que los fiscales registren sus instalaciones y se cree que podría exigir una orden judicial a los investigadores para que puedan hacer su trabajo.
Si se lleva a cabor el registro, sería el paso previo a un interrogatorio a Park, lo que supondría la primera ocasión en que un presidente de Corea del Sur se somete a un interrogatorio en el marco de un proceso penal.