Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Fiscalía considera "acto terrorista" la explosión en la estación central de Bruselas

El sospechoso es el único fallecido
Las autoridades belgas consideran que la explosión provocada por un hombre en el interior de la estación Central de Bruselas es un "acto terrorista" que no ha dejado más víctimas que el sospechoso, que ha sido abatido por disparos de militares que patrullaban el lugar.
Aunque durante varias horas las autoridades no han podido confirmar si el sospechoso estaba "vivo o muerto", fuentes de la Fiscalía federal han confirmado a Europa Press que se ha certificado su muerte. No ha habido más víctimas ni heridos.
El sospechoso quedó tendido en el interior de las instalaciones de la estación a la espera de que los equipos artificieros controlaran que no había más cargas explosivas en el lugar o con el individuo neutralizado. Pasadas las 23:00 horas las autoridades han informado de una posible explosión controlada.
Una "pequeña explosión" se ha producido pasadas las 20:30 horas en el interior de la céntrica estación y "el incidente es considerado un ataque terrorista", ha informado el portavoz de la Fiscalía federal belga, Eric van der Sypt, en una breve declaración a los medios desplazados a la zona.
El presunto atacante ha sido "neutralizado", ha añadido el portavoz. Van der Sypt ha confirmado que el sospechoso es un hombre, de que "no se sabe aún su identidad".
El portavoz ha rechazado dar más detalles sobre lo ocurrido ni comentar las versiones narradas por distintos testigos de lo sucedido.
Otras fuentes de la investigación consultadas por la prensa local han apuntado que el individuo habría reaccionado al ver que despertaba las sospechas de los militares que patrullaban la zona, y que éstos le habrían abatido, sin aclarar si el sospechoso quedó malherido o muerto.
Un empleado de la compañía de ferrocarril (SNCB) ha relatado a varios medios belgas que el sospechoso gritó varias consignas que no entendió, pero que después escuchó como proclamaba 'Allahu Akbar' antes de explosionar una maleta.
El Cuerpo de Coordinación de Evaluación del Riesgo (OCAM, por sus siglas en francés) ha informado de que mantiene el nivel de alerta terrorista en 3 (de un máximo de 4), porque "no hay indicación de otros incidentes". El Gobierno ha activado el Centro de Crisis para supervisar la situación.
Numerosas personas en la zona han narrado a través de las redes sociales lo sucedido y han apuntado a que el dispositivo se había extendido hasta la turística Grand-Place, situada a escasos cinco minutos a pie de la estación, pero la céntrica plaza ha permanecido abierta al público en todo el momento.
El tráfico ferroviario se ha detenido dentro de Bruselas, pero las otras dos grandes estaciones de la capital europea (Midi y Nord) mantienen su actividad hacia el exterior de la ciudad, tras unos primeros momentos de paro.