Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Fiscalía detiene formalmente al jefe del Servicio de Pensiones de Corea del Sur por corrupción

Los fiscales que investigan el polémico caso de corrupción que ha llevado a la presidenta de Corea del Sur, Park Geun Hye, a ser suspendida por su propio Parlamento han emitido una orden formal para detener al jefe del Servicio Nacional de Pensiones (SNP), Moon Hyung Pyo, por su presunta vinculación con el caso.
Moon, que fue puesto bajo detención de emergencia ante el temor de que pudiera destruir pruebas útiles en la investigación del caso, está acusado de presionar al SNP en nombre del Gobierno para respaldar un plan de fusión de Samsung que tuvo lugar el año pasado, cuando éste era ministro de Sanidad.
Tras esta detención de emergencia, las autoridades tenían 48 horas para ordenar su detención formal o su liberación. Este sábado a primera hora, el tribunal de distrito central de Seúl ha emitido una orden para prologar su detención, convirtiéndolo en el primer sospechoso detenido formalmente por el equipo especial que investiga el caso, según recoge la agencia surcoreana de noticias, Yonhap.
El juez Cho Eui Yeon, del tribunal de distrito, ha asegurado que se le han explicado a Moon los delitos que se le imputan y que la Justicia ha reconocido la necesidad y las razones para acordar su detención formal.
El SNP --que obtuvo un 11,6 por ciento de las acciones de Samsung C&T, la rama de construcción de Samsung, y un cinco por ciento de las de Cheil Industries en una polémica fusión que tuvo lugar el año pasado-- jugó un papel clave en la fusión de ambas unidades.
Los fiscales están investigando si Park presionó al SNP para que apoyara a Samsung a cambio de que la compañía respaldara económicamente a la confidente de la presidenta Choi Soon Sil, cuya detención sacó a la luz esta trama que ha llevado al Parlamento surcoreano a aprobar la destitución de la mandataria.
Se sospecha que el grupo entregó 3.500 millones de wones (unos 2,8 millones de euros) a una de las compañías de las que Choi era propietaria. Asimismo, creen que Samsung entregó otros 20.400 millones de wones (más de 16 millones de euros) a las dos fundaciones sin ánimo de lucro gestionadas por Choi.
Moon ha negado las acusaciones presentadas contra él, y ha asegurado que no tuvo ningún contacto ni con la oficina presidencial ni con la compañía con respecto a la fusión. "Hasta donde sé, lo he explicado multitud de veces", afirmó el día de su detención, antes de añadir que cooperará con la investigación.
El respaldo del SNP a la fusión de Samsung C&T y Cheil Industries levantó serias críticas, ya que esta decisión no fue revisada por una junta independiente.
La fusión de estas dos unidades se ha visto como un paso para allanar el camino al heredero de Samsung, Lee Jae Yong, para hacerse con el control de este 'chaebol' después de que el propietario de Samsung, Lee Kun Hee, fuera hospitalizado tras un infarto.
El heredero de la compañía ha asegurado que la fusión no tiene nada que ver con su sucesión en el cargo, y que esta medida sólo buscaba beneficiar a ambas compañías. Sin embargo, sí reconoció haber dado a la hija de Choi --la polémica confidente de Park--, jinete profesional, un caballo valorado en un millón de wones.