Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Fiscalía de Perú reabre el 'caso Madre Mía', que implica a Ollanta Humala en una serie de asesinatos

La Fiscalía de Perú ha decidido este viernes reabrir el denominado 'caso Madre Mía', archivado hace ocho años por falta de pruebas, y que investiga la posible implicación del expresidente Ollanta Humala en la desaparición y asesinato de varias personas en la década de los noventa.
En un comunicado, el Ministerio Público ha señalado que tras "la reciente difusión de diversos informes en los que se pueden apreciar los testimonios de dos nuevos testigos en el caso", el organismo ha decidido investigar "de oficio" el caso, que podría implicar un delito de lesa humanidad.
"La investigación fue dispuesta por la fiscal Edith Chamorro Bermúdez (...) contra los que resulten responsables de las torturas y desaparición de diversas personas de dicha localidad --Madre Mía, en la región de San Martín-- de la selva peruana, ocurridas en la década de los noventa", ha explicado el ente.
Según estas informaciones, las víctimas "habrían sido torturadas y arrojadas al río por orden de los mandos militares que controlaban la zona" después de haber sido "acusadas de terrorismo".
"La aparición de nuevos testigos constituye elemento suficiente para iniciar una nueva investigación, la misma que buscará establecer a los responsables de dichos asesinatos", ha señalado.
En el marco de la campaña electoral de 2006, Humala, entonces candidato, fue acusado por su presunta implicación en una serie de asesinatos llevados a cabo en 1992 en la base militar de Madre Mía, donde el expresidente prestaba servicio bajo el seudónimo 'Capitán Carlos'.
Una jueza abrió un procedimiento penal por los delitos de desaparición forzada y asesinato en agravio de un matrimonio, y por un delito de tortura de otro varón. Jorge Ávila denunció haber sido torturado por el propio Humala y acusó al exmandatario de ser el responsable de la desaparición de su hermana y su cuñado, según 'El Comercio'. Según Ávila, habrían sido confundidos con integrantes de Sendero Luminoso.
No obstante, en 2009 se archivó la causa porque no había pruebas suficientes para proceder a un juicio oral, ya que algunos de los testigos se habían retractado.