Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Fiscalía de París abre una investigación al Movimiento Democrático, aliado de Macron

La Fiscalía de París ha abierto este viernes una investigación preliminar para determinar si el Movimiento Democrático ha pagado a empleados haciéndolos pasar por asistentes de diputados del Parlamento Europeo.
La apertura de la investigación se conoce a dos días de la primera vuelta de las elecciones legislativas. El MoDem está liderado por François Bayrou, actual ministro de Justicia y aliado del nuevo presidente, Emmanuel Macron, que busca hacerse con una mayoría con la que sacar adelante su programa electoral.
Según ha informado la Fiscalía, la investigación se ha abierto por abuso de confianza y "sospecha de este delito" y de ella se encargará la oficina anticorrupción de la Policía judicial.
La Fiscalía ha explicado que se produce después de que este miércoles un antiguo trabajador del MoDem informara de que estuvo trabajando para el partido aunque se suponía que era asistente parlamentario del antiguo eurodiputado Jean-Luc Bennahmias, quien dejó el partido en 2013.
Antes de que se conociera esta investigación, el primer ministro, Edouard Philippe, ha reiterado que cualquier ministro que sea puesto bajo una investigación formal tendrá que dejar el gabinete. "Esta es mi regla sobre esto: un ministro que sea puesto bajo investigación formal dimite, eso es todo", ha declarado a Europe 1, preguntado por la suerte de algunos ministros en tela de juicio.
La Fiscalía de París ya había anunciado en marzo la apertura de una investigación preliminar a 19 eurodiputados franceses, incluida Marielle de Sarnez, también miembro del MoDem y actual secretaria de Estado de Asuntos Europeos, tras una denuncia formulada por una eurodiputada del Frente Nacional.
También se ha visto en el punto de mira el ministro de Cohesión Territorial, Richard Ferrand, quien dirigió la campaña electoral de Macron y es el secretario general de La República en Marcha (LREM), su partido. A Ferrand se le acusa de nepotismo durante su etapa como gerente de una mutua en la región de Bretaña, si bien él defiende su inocencia.
Así las cosas, estos casos no parecen estar pasando factura a Macron y su partido de cara a la primera vuelta de las parlamentarias. Según el último sondeo publicado este viernes por Ipsos Sopra Steria, LREM obtendría el 31 por ciento de los votos, frente al 29,5 por ciento del sondeo anterior. Esto se traduciría en entre 397 y 427 escaños, del total de 577 con que cuenta la Asamblea, en la segunda vuelta.