Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Fiscalía presenta una nueva denuncia contra Lula por el escándalo de corrupción en Petrobras

El Ministerio Público de Brasil ha presentado este jueves una nueva denuncia contra el ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva por su presunta implicación en el escándalo de corrupción en la petrolera estatal, Petrobras.
Los investigadores acusan a Lula de llevarse entre el dos y el tres por ciento de ocho contratos suscritos entre Petrobras y la constructora brasileña Odebrecht por valor de 75 millones de reales (unos 21 millones de euros), según informa el diario económico 'Valor'.
Las supuestas mordidas que habrían ido a parar directamente a Lula incluyen un terreno valorado en 12,5 millones de reales (3,5 millones de euros) en Sao Paulo para la nueva sede del Instituto Lula y un apartamento en San Bernardo do Campo de 504.000 reales (142.000 euros).
Lula sería el 'cerebro' de "una sofisticada estructura ilegal para la captación de apoyo parlamentario asentada en la distribución de cargos en la administración pública", según reza la denuncia, presentada ante el juez federal Sergio Moro, que instruye el caso 'Lava Jato'.
El dinero obtenido con la adjudicación de estos contratos se habría repartido entre el Partido de los Trabajadores (PT), de Lula, y a las formaciones que formaban su base aliada en el Congreso, entre ellos el ahora gobernante Movimiento Democrático Brasileño (PMDB).
Además de Lula, acusado de corrupción y blanqueo de capitales, la denuncia se dirige contra otras ocho personas, incluidos su mujer, Maria Leticia Lula da Silva y su abogado, Roberto Teixeira, señalados por lavado de dinero.
Se trata de la tercera denuncia contra Lula por el caso 'Lava Jato', a las que se suman otras dos por las operaciones 'Zelotes' y 'Janus', en las que también se investigan delitos de corrupción y tráfico de influencias.