Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Fiscalía acusa a Lula da Silva y a su hijo de tráfico de influencias en el marco de la 'operación Zelotes'

La Fiscalía de Brasil ha denunciado este viernes al expresidente Luiz Inácio Lula da Silva y a su hijo, Luiz Cláudio Lula da Silva, de delitos de tráfico de influencia, blanqueo de dinero y organización criminal, en el marco de la investigación de la 'operación Zelotes', que investiga los sobornos a políticos para aprobar una legislación favorable a la industria del automóvil.
Según la acusación, el exmandatario "integró una trama que vendía la promesa" de interferir en el Gobierno federal para beneficiar a diferentes compañías, según ha informado Agencia Brasil.
De acuerdo con la denuncia, las investigaciones apuntan que Lula, su hijo, y los consultores Mauro Marcondes y Cristina Mautoni participaron en las negociaciones irregulares en el contrato de adquisición de dos cazas suecos tipo Gripen, y en la extensión de incentivos fiscales para fabricadores de vehículos.
La Fiscalía asegura que el hijo del expresidente recibió hasta 2,5 millones de reales de la empresa de los consultores.
"El Ministerio Público Federal (Fiscalía) sostiene que la promesa de interferir en el Gobierno por parte del expresidente Lula supuso para su hijo, Luiz Cláudio, ventajas indebidas", ha explicado el organismo, que asegura no tener "dudas" de que Lula tenía "conocimiento" de la estrategia que estaban utilizando los consultores y que vio en ella "la oportunidad de garantizar el enriquecimiento de su hijo".
La defensa de los Lula da Silva ha negado cualquier tipo de implicación de sus clientes en la compra de los cazas suecos, adquisición de la que no tenían conocimiento. Según los abogados, la investigación ha pasado por la Fiscalía de forma oculta y sin acceso a la defensa.
"Ni el expresidente ni su hijo han participado ni tenían conocimiento de cualquier acto relacionado con la compra de dos aviones cazas de la empresa sueca SAAB, ni tampoco sobre la prorrogación de los beneficios fiscales (...). Luiz Cláudio recibió de Marcondes & Mautoni una remuneración por trabajos efectivamente realizados, y que viabilizaban la realización de campeonatos de fútbol americano en Brasil", ha señalado.
El equipo legal del expresidente ha asegurado que "afirmar que Lula interfirió en el proceso de compra de los cazas en 2014 significa atacar y poner en tela de juicio a las Fuerzas Armadas de Brasil", ha asegurado.
'OPERACIÓN ZELOTES'
La Policía Federal y el Ministerio Público Federal investigan demás los pagos efectuados por varias empresas automovilísticas a LFT Marketing Esportivo, empresa vinculada al hijo del exmandatario para favorecer a dicha industria.
Las pesquisas se centran en Marcondes e Mautoni, que pagó a la empresa del hijo de Lula justo cuando estaba intentando que el Gobierno renovara una medida provisional en materia fiscal que fue aprobada en 2009 para un plazo de cinco años y que había generado el cobro de "comisiones".
Lula estaba siendo investigado por la Fiscalía por la presunta comisión de un delito de tráfico de influencias tras abandonar la Presidencia al usar su prestigio político para favorecer la contratación de empresas brasileñas en el extranjero.
A ello se suman las pesquisas judiciales por la red de sobornos en Petrobras a cambio de conseguir jugosos contractos con la petrolera estatal, un caso que ha salpicado a altos cargo del gobernante Partido de los Trabajadores (PT), de Lula.