Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Fiscal General de Estados Unidos llega a Ferguson

Undécima noche de disturbios pero esta vez sin disparos ni gases lacrimógenos. La policía de Ferguson dispersó a los manifestantes con spray pimienta lanzado directamente a los ojos. El centro de la ciudad tomado también por la Guardia nacional ha vuelto a ser escenario de protestas al grito de manos arriba, no disparen, de carreras y cargas policiales que han acabado con medio centenar de detenidos. Se esperaba, eso sí,  una noche más violenta tras la muerte de otro joven negro abatido también por la policía muy cerca de Ferguson, que recibió dos disparos tras amenazar a los agentes con un cuchillo.

Un suceso que ha avivado aún más la tensión racial en Misuri y que el presidente Obama pretende apaciguar tras la llegada del Fiscal General de Estados Unidos. Eric Holder va a supervisar la investigación sobre la muerte del joven negro Michael Brown para que según sus propias palabras, sea justa e independiente. El asesinato de Brown tiroteado por un policía blanco cuando iba desarmado desató esa revuelta.