Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Finalizan las protestas en la Guayana Francesa tras un mes de tensiones

Los sindicatos de la Guayana Francesa han decidido poner fin a las protestas que comenzaron hace un mes para denunciar la crisis económica que sufre el territorio de ultramar, tras alcanzar un acuerdo con el Gobierno galo que les garantiza una ayuda de más de 2.000 millones de euros.
Un total de 37 sindicatos han paralizado durante las últimas cuatro semanas el territorio francés en Suramérica, hogar de unas 250.000 personas, que también han salpicado a los vecinos Surinam y Brasil, de acuerdo con los medios de comunicación locales.
El acuerdo, firmado el viernes en Cayenne, la capital, contempla una inyección económica de 2.100 millones de euros que se sumarán al fondo de emergencia aprobado a principio de abril, de otros 1.000 millones de euros, y que las organizaciones gremiales consideraron insuficiente.
La ministra para los Territorios de Ultramar, Ericka Bareigts, ha destacado que este acuerdo marcará "un día definitorio" para la Guayana Francesa, que reclamaba su propio Plan Marshall para hacer frente a las dificultades económicas, que han derivado en una notable exclusión social.
Las barricadas comenzaron a desaparecer de Cayenne el mismo viernes, al igual que las situadas a la entrada del Centro Espacial de Kourou, dependiente de la Agencia Espacial Europea. "Las operaciones se reanudarán el lunes", han dicho los gestores de estas instalaciones en un comunicado.
El Centro, desde donde estaba previsto que el sábado saliera el cohete 'Ariane', se ha convertido en el símbolo de la desigualdad en la Guayana Francesa, donde la mayoría de la población carece de electricidad y agua potable y uno de cada cuatro habitantes está sin trabajo.