Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Finaliza la huelga de hambre de presos palestinos tras llegar a un acuerdo después de 40 días

El Servicio Penitenciario de Israel ha informado este sábado de que la huelga de hambre iniciada el 17 de abril por un grupo de presos palestinos en cárceles israelíes ha finalizado después de que el Gobierno, la Autoridad Palestina y la Cruz Roja llegaran a un acuerdo con los reos.
Tras 40 días sin ingerir alimentos, las partes han llegado a un acuerdo sobre el régimen de visitas de los presos, según ha informado el diario local 'Jerusalem Post'. A partir de ahora, cada reo podrá ser visitado por un familiar dos veces al mes en vez de una.
Entre las demandas de los presos palestinos se encontraban peticiones como el fin de la política de aislamiento, la liberación de discapacitados y enfermos terminales, la posibilidad de tener libros y periódicos y disponer de aire acondicionado en las prisiones más calurosas, entre otros.
Al menos 1.500 presos se encontraban en huelga de hambre hasta el momento para denunciar "las torturas, el maltrato y las negligencias médicas" en las cárceles israelíes, así como abusos del Gobierno israelí a la hora de recurrir a la llamada detención administrativa.
El Servicio Penitenciario israelí ha defendido en todo momento que el trato a los presos respeta los estándares internacionales.
El fin de la huelga de hambre ha tenido lugar justo antes del inicio del Ramadán y después de que el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas, instara al enviado estadounidense para Oriente Próximo, Jason Greenblatt, a mediar en las negociaciones.
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y Abbas hablaron a principios de mayo de la huelga de hambre durante su encuentro. "Hago un llamamiento al Gobierno de Israel para responder de forma afirmativa a las demandas legítimas de los presos", indicó Abbas durante una rueda de prensa.
De entre todos los confinados destaca el nombre de Marwan Barghuti, líder histórico de Al Fatá y cabecilla de la huelga, que en mayo instó a la desobediencia civil y pidió a su formación y al Movimiento de Resistencia Islámica (Hamás) que formaran un frente unificado.