Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Filipinas retira a sus 'cascos azules' de Liberia por la brote de ébola

El Departamento de Defensa Nacional del Gobierno filipino ha ordenado la retirada de los 115 militares destinados en Liberia como parte de la Misión de Naciones Unidas en Liberia (UNMIL) por el riesgo de contagio del ébola.

Un portavoz de Defensa, Peter Paul Galvez, ha explicado que es "demasiado peligroso" para los militares su estancia en el país africano, según recoge la radio filipina dzMM.
Manila también ha ordenado la retirada de los 331 militares que tenía destinados a los Altos del Golán, territorio sirio ocupado militarmente por Israel desde 1967 igualmente apelando a problemas de seguridad. La Fuerza de las Naciones Unidas de Observación de la Separación (FNUOS) vela por el alto el fuego entre Israel y Siria.
"Para garantizar la seguridad de las tropas filipinas desplegadas en zonas de conflicto, está previsto que los contingentes del país en los Altos del Golán y en Liberia sean repatriados este mismo año", señala el comunicado ministerial.
En el caso del Golán, Manila alega el "entorno volátil de seguridad", mientras que en Liberia busca "dar prioridad a la seguridad de las tropas".
La retirada se hará efectiva en el caso de la FNUOS cuando termine su actual turno de rotación, en el mes de octubre, mientras que para Liberia la evacuación será "lo más pronto posible". Galvez ha explicado que los militares deberán pasar una cuarentena de 21 días antes de poder ser repatriados. Además, estarán aislados otros 21 días tras llegar a Filipinas para garantizar que no son portadores del ébola.
Tras este repliegue, la única presencia militar filipina en misiones internacionales será la del contingente presente en Haití, que continuará con su presencia en el país caribeño.