Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fernández de Kirchner aclara que la Guerra de las Malvinas la comenzó la dictadura militar

Cristina Fernández sostiene una placa con el mapa de las Islas Malvinas en un acto conmemorativo para recordar los 30 años del inicio del conflicto contra Reino Unidocuatro.com

Cameron dice que Argentina pretendía "robarles su libertad" a los habitantes de las Malvinas

La presidenta argentina, Cristina Fernández de Kirchner, ha rendido honores este lunes a los caídos en la Guerra de las Malvinas en un acto donde ha dejado claro que el intento de tomar por la fuerza hace 30 años ese archipiélago fue una idea del régimen militar que gobernaba entonces esa nación sudamericana y no "del pueblo argentino". Por su parte, el primer ministro británico, David Cameron, ha asegurado que el Ejército de Reino Unido "reparó el profundo error" que supuso la invasión por parte de Argentina de las islas Malvinas.
"No fue decisión del pueblo argentino" declarar una guerra a Reino Unido el 2 de abril de 1982, ha indicado Fernández de Kirchner, sino "un intento de perpetuarse en el poder" por parte de la dictadura militar que había emprendido además en Argentina el llamado Proceso de Reorganización Nacional para aniquilar a todos sus opositores.
De esta manera, la mandataria ha pedido a Londres y a la comunidad internacional que quite "el telón" que se ha puesto en torno a este histórico conflicto para hacer creer que "aquella decisión fue del pueblo argentino".
Así, se ha referido a las declaraciones que hizo este lunes el primer ministro británico, David Cameron, quien aseguró que con esta guerra "se había atacado la libertad de los isleños".
"La libertad de los argentinos estaba confiscada en ese momento, tampoco teníamos libertad los argentinos, con presos sin nombre y apellido, en campos de concentración, con detenidos desaparecidos que nunca volverán a aparecer", ha recordado la mandataria, al referirse a la última dictadura militar (1976-1983).
Fernández de Kirchner ha encabezado los actos con motivo de los 30 años de la Guerra de las Malvinas en Ushuaia, capital de Tierra de Fuego (sur) y ciudad que los argentinos consideran además capital de las islas Malvinas. Ante cientos de personas, ha aprovechado para criticar las supuestas pretensiones colonialistas de Londres sobre esa zona del Atlántico Sur.
Las tensiones diplomáticas entre Argentina y Reino Unido se han intensificado en los últimos meses tras el envío de un buque de guerra británico a las islas y con el inicio de los trabajos de exploración de petróleo en esa zona. Buenos Aires presentó el pasado febrero ante la ONU una denuncia por la supuesta militarización del archipiélago por parte de Londres.
"Es una injusticia en pleno siglo XXI todavía subsistan enclaves coloniales como los que tenemos aquí, a pocos kilómetros de distancia", ha lamentado Fernández de Kirchner, seguida de aplausos y gritos de apoyo. "De los 16 enclaves coloniales que existen en el mundo, diez de ellos son de Reino Unido", ha destacado.
En su discurso, la mandataria ha hecho otra aclaración histórica sobre estos hechos y ha destacado que el conflicto por la soberanía de las islas Malvinas comenzó hace 180 años y no hace tres décadas, pues considera que lo ocurrido hace 30 años fue consecuencia de lo que había hecho Reino Unido décadas atrás.
Una vez más, Fernández de Kirchner ha insistido en el diálogo como la única solución a esta disputa y ha conminado a Londres a cumplir con las resoluciones de la ONU que instan a las partes a negociar sobre este delicado asunto. "No queremos tambores de guerra", ha asegurado.
Argentina reclama la soberanía de las islas Malvinas, Georgias del Sur y Sándwich del Sur, que Reino Unido se anexionó en 1833. En 1982, ambos países se enfrentaron en una guerra que se saldó con la muerte de 649 militares argentinos, 255 británicos y tres civiles isleños.
Argentina quiso "robarles su libertad" a los malvivenses
"Hace 30 años, la población de las islas Malvinas sufrió un acto de agresión que pretendía robarles su libertad y su forma de vida", ha señalado el primer ministro en un comunicado.
"Hoy es un día de conmemoración y reflexión: un día para recordar a aquellos que dieron su vida durante en el conflicto, los miembros de nuestras Fuerzas Armadas así como los efectivos argentinos que murieron", ha indicado.
Cameron ha destacado el "heroísmo" de los soldados británicos que combatieron para "liberar" el archipiélago. "Estamos orgullosos del papel que jugó Reino Unido al reparar un profundo error", ha destacado.
El primer ministro británico ha vuelto a defender que serán los malvivenses los que determinarán su propio futuro, es decir, si quieren permanecer asociados a Reino Unido o pasar a depender de Argentina.
En los 30 años que han transcurrido desde la Guerra de las Malvinas, la población del archipiélago se ha duplicado --ahora son unos 3.000-- y su producto interior bruto ha aumentado de 6 millones de euros en 1980 a más de 120 millones en la actualidad.
El conflicto diplomático entre Buenos Aires y Londres ha empeorado además por el inicio de los trabajos de exploración de petróleo en el Atlántico Sur, lo que ha enfurecido al Gobierno argentino, que ha declarado la disputa por la soberanía de las islas Malvinas un asunto de prioridad nacional.