Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fallece un segundo joven palestino por disparos de agentes israelíes en Tulkarem

Protestas por la muerte de un joven palestinoReuters

Un joven palestino herido por las fuerzas de seguridad israelíes durante la jornada del miércoles en el marco de los enfrentamientos registrados después de un supuesto ataque contra un puesto de control militar en la localidad cisjordana de Tulkarem ha fallecido en la madrugada del jueves, elevando a dos el número de muertos en el incidente.

El fallecido, identificado como Naji Abdul Karim Balbisi, resultó herido por los disparos efectuados por un soldado de las Fuerzas de Defensa de Israel en Cisjordania. La agencia palestina de noticias Maan ha indicado que el joven permaneció detenido varias horas por agentes israelíes antes de ser entregado a la Media Luna Roja.
Horas antes había fallecido Amar Nasar, de 17 años de edad, quien murió en el acto a causa de los disparos israelíes. En base a la versión del Ejército israelí, el joven, residente en Anbata, atacó junto a otras personas el puesto, ubicado cerca del asentamiento judío de Einav, utilizando cócteles molotov.
Tras la muerte de Nasar, cientos de residentes de Tulkarem se han echado a las calles para protestar contra la represión por parte de las fuerzas israelíes. En respuesta, Israel ha bloqueado las entradas y salidas a la localidad.
Este jueves está previsto también el funeral por la muerte de Maysara Abu Hamdiyeh, quien fue condenado en 2002 a cadena perpetua y falleció el martes bajo custodia tras una larga batalla contra el cáncer.
Abu Hamdiyeh falleció tras semanas de protestas para exigir su liberación debido a su precario estado de salud y horas después de que la Autoridad Palestina afirmara que Israel le excarcelaría en los próximos días.
Tanto el Movimiento de Resistencia Islámica (Hamás) como Al Fatá han convocado movilizaciones para denunciar la muerte de Abu Hamdiyeh. Las protestas se han saldado con decenas de palestinos heridos a manos de las fuerzas de seguridad israelíes.
El propio Abu Hamdiyeh informó a su abogado en marzo de que sólo recibía analgésicos para tratar su enfermedad, que no recibía atención médica dentro de la cárcel y que sólo era atendido con medios sanitarios cuando era trasladado al Centro Médico Soroka de Beer Sheva, donde finalmente falleció en la mañana del martes.
Cada traslado al hospital era "otro viaje de sufrimientos", relató el preso en una reunión con su abogado. Durante la visita, Abu Hamdiyeh "apenas podía mantener erguida la cabeza", según el letrado. Los presos palestinos de las cárceles israelíes de Eshel y Nafha habían iniciado una huelga de hambre para demandar la liberación de Abu Hamdiyeh.
Israel, por su parte, diagnosticó oficialmente el cáncer a Abu Hamdiyeh en febrero y sostiene que estaba recibiendo atención médica. Tras un informe de la semana en el que se determinaba que su estado era terminal, el Servicio Penitenciario de Israel inició el proceso de excarcelación solicitado por el preso. En los últimos días el preso había perdido 15 kilos de peso.