Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las FARC expulsan a cinco dirigentes por disentir de la línea oficial

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) han expulsado de sus filas a cinco comandantes que disienten de la línea oficial sobre el acuerdo de paz con el Gobierno y han apelado a la "férrea unidad" de todas las partes para lograr un futuro de paz "con justicia social, democracia y soberanía" en el país sudamericano.
El Estado Mayor Central de la guerrilla ha anunciado en un comunicado la expulsión de Gentil Duarte, Euclides Mora, John Cuarenta, Giovanny Chuspas y Julián Chollo, "quienes hasta hace pocos días cumplieron tareas de mando en la organización". Duarte participó en las negociaciones de paz llevadas a cabo en Cuba.
Las FARC han atribuido la decisión a la "conducta reciente" de estos cinco guerrilleros, que han "entrado en contradicción" con la línea político-militar emprendida. En este sentido, han instado "a los combatientes que bajo engaño han sido llevados a emprender un camino de aventura sin futuro" a "apartarse de la errada decisión que han tomado sus jefes inmediatos".
"El camino de la paz abierto en medio de inmensas dificultades contra la voluntad de los sectores más reaccionarios de nuestro país, no debe ser obstaculizado por un grupo de insensatos que, desconociendo los anhelos de paz de la inmensa mayoría de nuestro pueblo, se lanzan por el despeñadero de la ambición personal, disfrazando sus innobles propósitos tras fraseología de apariencia revolucionaria", ha sentenciado la organización.
El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, y el máximo líder de las FARC, Rodrigo Londoño, alias 'Timochenko', firmaron el 24 de noviembre un acuerdo de paz que revisaba parte del texto rechazado unas semanas antes en referéndum. Según este acuerdo, la guerrilla se concentrará en zonas concretas y dejará las armas en un plazo de hasta cinco meses, con vistas en el futuro a formar un partido político.