Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las FARC encaran el diálogo sin "rencores" y sin intención de abandonar "hasta izar banderas"

El líder de las FARC, Rodrigo Londoño, alias 'Timochenko'.cuatro.com

Un acuerdo entre las dos partes pondría fin a medio siglo de conflicto armado. Se preparan para las conversaciones de paz que arrancan en Oslo, en octubre próximo

El líder de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), Rodrigo Londoño, alias 'Timochenko', ha subrayado este martes que la guerrilla encara las conversaciones de paz con el Gobierno sin "rencores" y con la intención de no levantarse de la mesa "hasta izar banderas" y firmar la paz, lo que pondría fin a medio siglo de conflicto interno.
Portavoces de las FARC han comparecido en La Habana para confirmar el arranque del diálogo con el Gobierno, horas después de que el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, anunciase en un discurso televisado que las negociaciones comenzarán en Oslo durante la primera quincena de octubre y posteriormente se trasladarán a la capital cubana.
El acto convocado por la guerrilla en La Habana ha contado con la presencia del máximo líder de la organización a través de un discurso en vídeo cargado de alusiones políticas y en el que Timochenko ha confirmado un principio de acuerdo con el Ejecutivo.
"La salida no es la guerra, volvemos a una mesa avalados por la comunidad internacional", ha reconocido el jefe de las FARC. "Cuánto dolor para ver que la salida no es la guerra sino el diálogo y la negociación", ha apuntado.
La guerrilla se sienta a negociar "sin rencores ni arrogancias", según Timochenko, que ha planteado al Gobierno de Santos la necesidad de "considerar importantes a los de abajo", de sumarles a "las grandes decisiones nacionales".
El líder de las FARC ha destacado que los guerrilleros llegan a estas históricas conversaciones --las primeras desde 2002-- "reconocidos como contrincantes militares y políticos", así como "acompañados por la sociedad internacional".
"No pensamos levantarnos de la mesa hasta izar banderas", ha apostillado, abiertamente "optimista" de que ésta ocasión pueda ser la definitiva para lograr la paz en el país sudamericano. En opinión de Timochenko, "ha vuelto a abrirse la puerta de la esperanza", si bien ha hecho hincapié en que "la llave de la paz no reposa en el bolsillo del presidente y tampoco del jefe guerrillero", sino que "el verdadero dueño es el pueblo".