Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Evo Morales espera con Trump recuperar las relaciones diplomáticas con EEUU, sin embajador en Bolivia desde 2008

El presidente de Bolivia, Evo Morales, ha anunciado este viernes, en el marco de la toma de posesión de Donald Trump como nuevo presidente de Estados Unidos, que espera que con la nueva Administración su país pueda recuperar las relaciones diplomáticas y el intercambio de embajadores con Waswhington.
"Esperamos que con el nuevo Gobierno de Estados Unidos (se puedan) restablecer las relaciones (diplomáticas) con intercambio de embajadores", ha señalado Morales en un comentario publicado en la red social Twitter, añadiendo que esta relación debe constar de respeto a la "soberanía y a la dignidad" de los pueblos.
El restablecimiento de embajadores ha sido una cuestión que ha vuelto a estar sobre la mesa desde que se selló el histórico acuerdo que daba inicio al deshielo de las relaciones entre Estados Unidos y Cuba. En 2015, La Paz inició sus conversaciones con Washington.
En aquella reunión entre el encargado de negocios estadounidense, Peter Brennan, y el ministro de Relaciones Exteriores boliviano, David Choquehuanca, se trató el tema del restablecimiento de sus embajadores, ausentes desde que a finales de 2008, Morales expulsó a Philip Goldberg tras acusarlo de conspiración.
"Tenemos muchos deseos" de normalizar relaciones con Estados Unidos, indicó Morales, meses después, durante la gira del papa Francisco por Bolivia. "Pero el embajador que venga (debe venir) a no conspirar contra nuestro pueblo. Deben ser relaciones diplomáticas, de respeto mutuo, no de imposición, ni capricho", añadió.
Goldberg fue declarada persona 'non grata', decisión que Morales defendió en "homenaje a la lucha histórica" del pueblo boliviano contra el modelo neoliberal y contra toda forma de injerencia extranjera. "Quiero decirles, hermanos y hermanas, y desde acá al pueblo boliviano, que es obligación del Gobierno nacional y del pueblo boliviano defender la unidad nacional", afirmó.
Por su parte, el Departamento de Estado de Estados Unidos respondió señalando que las acusaciones contra Goldberg no tenían fundamento.
También este viernes, día en que Donald Trump se ha instalado en la Casa Blanca, Morales ha expresado su deseo de que con el nuevo mandatario estadounidense "terminen las intervenciones militares" y se ponga fin a las "bases militares en el mundo para garantizar la paz con justicia social".