Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Europol identifica a más de 12.000 nuevos presuntos traficantes de inmigrantes a Europa en 2016

Más de 12.000 nuevos presuntos traficantes de inmigrantes a Europa han sido identificados en los primeros ocho meses de 2016 -el 95% de ellos hombres, con una edad media de 35 años-- por la agencia de cooperación policial europea (Europol), que reconoce que su número continúa aumentando.
Los principales traficantes de inmigrantes identificados en 2016 por Europol son de nacionalidad turca (423 frente a los 107 identificados en 2015, lo que supone un aumento del 295,3%).
Después de los turcos, los principales traficantes son de nacionalidad siria (han aumentado un 39,5% hasta los 364 frente a los 261 del año anterior), rumanos (216, pero un 38,3% menos que en 2015), búlgaros (168, un 1,2% más), egipcios (167, menos de la mitad que hace un año), ucranianos (149, casi un 157% más), así como polacos (136, un 47,5% menos), británicos (136, un 32% más) y senegaleses (103, un 28,8% más), mientras que el año pasado el mayor número de traficantes identificados venían de Rumanía (350), Egipto (336), Siria (261) y Polonia (259).
"Las nacionalidades de estos sospechosos reflejan la evolución de las rutas migratorias dado que las redes de tráfico suelen utilizar a los nacionales locales para facilitar el transporte y el alojamiento de los inmigrantes irregulares", según Europol.
En el caso de los países europeos, los traficantes de inmigrantes proceden sobre todo de Rumanía, Bulgaria, Polonia y Reino Unido, pero también de países como España, Italia, Grecia, Austria, Bélgica, Hungría, Francia, Irlanda y Países Bajos.
CAMBIOS SIGNIFICATIVOS
Europol ha reconocido que se han dado cambios "significativos" en el tráfico de inmigrantes entre principios de 2015 y el verano de 2016, especialmente el cambio de rutas utilizadas para entrar en la UE y los países de destino preferidos, si bien la ruta del Mediterráneo Central continúa siendo la principal ruta de entrada de los inmigrantes irregulares a Europa.
Un total de 354.618 personas llegaron a través de mar a Europa entre el 1 de enero y el 28 de agosto en 2016 frente a los 354.618 que llegaron el año anterior, según datos de la Organización Internacional de las Migraciones.
El número de llegadas a través de la ruta del Mediterráneo Occidental ha aumentado en las últimas semanas, ha puntualizado Europol, que ha reconocido que los traficantes han demostrado "una capacidad constante para adaptarse a los controles de fronteras más estrictos, el uso de nuevas rutas y modi operandi para eludir la atención de las fuerzas de seguridad y mantener su negocio muy rentable".
Europol ha constatado que la principal ruta de entrada a Europa es a través de Italia, Suiza y Austria aunque "nuevas rutas alternativas" vía aérea, marítima y terrestre están siendo cada vez más utilizadas, mientras que el modus operando más extendido para los desplazamientos secundarios, ya dentro de la UE, de los inmigrantes sigue siendo esconderlos en camiones comerciales.
Los campamentos informales de inmigrantes han aparecido en las zonas fronterizas dentro del espacio Schengen donde se han introducido controles más estrictos como en Idomeni (Grecia), Como (Italia) o Dunkerque (Francia) y se han convertido en el lugar preferido de los traficantes para ofrecer sus servicios a los inmigrantes varados, sobre todo documentos falsos para permitirles continuar su viaje por la UE, según Europol, que espera que este tipo de campamentos continúen en el futuro.
También espera que aumente la presión migratoria a través de la ruta de entrada del sur-este a Europa, el uso continuado de camiones comerciales para desplazar a los inmigrantes irregularmente a través de los países de la UE y un aumento de la explotación laboral de los inmigrantes irregulares en los países de tránsito y destino.