Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Europa intenta blindarse contra el yihadismo

Tras los atentados de París se reabre el debate sobre qué hacer contra la amenaza terrorista en Europa. En España, el Gobierno y el PSOE tienen previsto presentar una proposición de ley fuera del Código Penal para incrementar las medidas antiterroristas. En Alemania y Francia también se han tomado medidas extraordinarias para combatir al terrorismo islámico.

El Gobierno de España ha alcanzado con el PSOE un "pacto de Estado" para dar una respuesta penal al fenómeno yihadista, con la voluntad de incorporar al máximo número posible de grupos parlamentarios y la convicción de que es una "buena noticia para España, para nuestro Estado de Derecho y nuestra democracia".
Así lo han anunciado el titular de Interior y el ministro de Justicia, Rafael Catalá, tras su reunión con el portavoz socialista del Congreso de los Diputados, Antonio Hernando. Ambos partidos han acordado tramitar  de manera separada las medidas del Código Penal sobre el yihadismo a través de una ley orgánica con carácter urgente.
El Alemania, mientras las calles como las de Bremen se llenan de islamófobos, el Gobierno aprobará la retirada del carné de identidad a nacionales musulmanes radicalizados para evitar que viajen al extranjero a combatir junto a grupos islamistas o que pretendan volver.
En Francia, mientras se llora a las víctimas, la mejor forma de comenzar a combatir al terrorismo islámico es con una primera medida de urgencia: aislar a todos los yihadistas que están en prisión.
"Después del tiempo de la emoción y el recogimiento, viene el tiempo de la lucidez y de la acción", ha dicho el primer ministro francés, Manuel Valls, en el discurso que ha pronunciado este martes ante los diputados franceses para justificar esta medida.
“¿Estamos en guerra? Sí, Francia está en guerra contra el terrorismo, contra los yihadistas, contra el islamismo radical", ha afirmado, indicando que es necesario adoptar "medidas excepcionales" para "una situación excepcional".