Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"A Tsipras lo han crucificado ahí dentro"

En la hora trece de las negociaciones todo estuvo a punto de romperse, según cuenta el diario Financial Times. En una reunión a cuatro bandas: Grecia y Alemania en un punto muerto. Entonces el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, les espetó: "De esta sala no se va nadie". Un acuerdo cuyos detalles manejó el ministro alemán en las reuniones técnicas previas y que no acabaron nada bien. Con la salida de Grecia encima de la mesa. Wolfgang Schäuble se peleó con siete ministros, algunos de su propio bando, y contestó airadamente al presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, que "no era un idiota". Y eso no fue lo más violento de la reunión, han contado fuentes del Eurogrupo. Al ministro francés, Michel Sapin, se le ocurrió proponer que todos dijeran lo que pensaban. Entonces al recién estrenado Euclidis Tsakalotos le cayó un regadío de recriminaciones. En la cumbre de jefes de Estado a Alexis Tsipras le fue mucho peor: sus socios, según contó él, "habían planificado hasta el último detalle el colapso de los bancos griegos". Un funcionario de la UE resumía así la reunión en el Financial Times: " A Tsipras lo han crucificado ahi dentro". "Lo han crucificado".