Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Eurogrupo discute la situación en Grecia sin perspectivas de acuerdo

Jeroen Dijsselbloem y Yanis VaroufakisREUTERS

Los ministros de Economía de la eurozona discuten la situación en Grecia sin perspectivas de acuerdo para desbloquear el rescate. El comisario de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici, ha avisado de que queda "poco tiempo", ya que la actual prórroga concluye el 30 de junio y ese mismo día Atenas debe pagar 1.500 millones al Fondo Monetario Internacional y no tiene dinero para hacerlo.

Los países de la eurozona están "comprensiblemente nerviosos" por la falta de avances y ya hay "algunas discusiones sobre escenarios menos favorables", según ha admitido el vicepresidente de la Comisión para el Euro, Valdis Domvrovskis. Si no llega en los próximos días a un acuerdo con sus acreedores sobre las reformas exigidas para desbloquear el último tramo de 7.200 millones del rescate, Atenas se verá abocada al impago y posiblemente a la salida del euro e incluso de la UE, según ha avisado el gobernador del Banco Central de Grecia, Yanis Stournaras.
La discusión sobre Grecia es el primer punto en el orden del día del Eurogrupo y será "bastante corta", según han informado fuentes europeas. La troika -formada por la Comisión, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional- informará a los ministros sobre las negociaciones, rotas desde el pasado domingo, y también se espera que el ministro de Finanzas, Yanis Varoufakis, explique su punto de vista sobre la situación.
"La pelota está sobre el tejado del Gobierno griego", ha resaltado Moscovici, que reclama al primer ministro, Alexis Tsipras, "sangre fría" y "voluntad política" para cerrar el acuerdo. "El Eurogrupo de mañana (por el jueves) quizá no sea conclusivo, pero debe ser útil" porque "tenemos poco tiempo", ha señalado el comisario de Asuntos Económicos.
Los acreedores de Grecia piden al Gobierno de Syriza que acepte la última propuesta de la troika en materia de ajustes y reformas o que al menos presente alternativas a las medidas que no desea aplicar pero con el mismo impacto económico. Por ejemplo, la subida del IVA de la electricidad y de los medicamentos o el recorte de las pensiones más bajas puede sustituirse por otras medidas como una reducción del presupuesto en defensa, según ha recordado Moscovici.
Las propuestas de la troika son, según Moscovici, "razonables, moderadas y realistas". "Las instituciones se han movido de forma muy significativa respecto a lo que decía el acuerdo del Eurogrupo del 20 de febrero", en el que se decidió la prórroga del rescate tras la llegada al poder de Syriza, no sólo en el ámbito fiscal, porque se han revisado a la baja los objetivos de superávit que se imponen a Atenas, sino también en la flexiblización de las reformas, según un alto funcionario europeo.
Pero Varoufakis ya ha dejado claro que no tiene previsto presentar una nueva contraoferta durante el Eurogrupo y las autoridades griegas sostienen que es la troika la que debe hacer una nueva propuesta a Grecia, porque el Gobierno de Syriza considera inaceptables las peticiones de los acreedores y alegan que perpetuarían la política de austeridad contra la que votaron los griegos. En los últimos días, Atenas y Bruselas han intercambiado además una ristra de acusaciones mutuas.
"Todavía nos quedan unos cuantos días para que ocurra un milagro con Grecia, un acuerdo que pueda conducir a la conclusión del programa (de rescate) o a una prórroga", ha escrito en su cuenta de 'Twitter' el ministro de Finanzas de Eslovaquia, Peter Kazimir, que ha pedido al Gobierno de Atenas que cese "los ataques inapropiados a sus socios internacionales".
Si no hay avances en el Eurogrupo de este jueves, podría convocarse una cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de la eurozona durante el fin de semana, aunque todo dependerá de que haya o no nuevas propuestas sobre la mesa.