Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Eurocámara expresa su preocupación por el espionaje de EEUU en Internet a europeos

Edward Snowden, el ex empleado de la CIA que filtró el ciberespionaje de EEUUcuatro.com

Los principales grupos políticos de la Eurocámara han expresado este martes su preocupación por el espionaje de Estados Unidos a ciudadanos europeos a través de Internet. Han pedido a la Comisión que exija explicaciones a las autoridades norteamericanas y que tenga en cuenta esta cuestión en las próximas negociaciones del acuerdo de libre comercio UE-EEUU. La polémica sobre el ciberespionaje estadounidense surgió a partir de las revelaciones de un extrabajador de la CIA, Edward Snowden, quien filtró datos sobre el espionaje masivo que realiza la Agencia de Seguridad Nacional y su “gigantesca máquina de vigilancia”.

En un debate convocado con carácter urgente, el comisario responsable de Protección de los Consumidores, Tonio Borg, ha dicho que el denominado programa PRISM y la ley que lo ampara "potencialmente ponen en riesgo el derecho fundamental a la privacidad y la protección de datos de los ciudadanos europeos".
La vicepresidenta de la Comisión y responsable de Justicia, Viviane Reding, tiene previsto pedir explicaciones a las autoridades norteamericanas sobre este caso en la reunión ministerial UE-EEUU que se celebra el viernes en Dublín. En particular, Reding "exigirá aclaraciones sobre si el acceso a los datos personales en el marco del programa PRISM se limita a casos individuales y se basa en sospechas concretas o permite transferencias masivas de datos", según ha dicho Borg.
El representante del Ejecutivo comunitario ha pedido además a la Eurocámara que acelere la aprobación de las nuevas reglas de la UE sobre protección de datos al considerar que resolverán cualquier "laguna" legal existente. Esta legislación dejará claro que "las empresas no europeas -como Google o Facebook, implicadas en PRISM- que ofrezcan productos o servicios a los consumidores europeos deberán aplicar plenamente la ley de la UE sobre protección de datos".
En todo caso, Borg ha subrayado que "no hay que olvidar quién es el enemigo". "¿Qué sería la lucha contra el terrorismo y el crimen organizado sin la recogida de inteligencia adecuada?", ha apuntado.
PREOCUPACIÓN
El portavoz del PP europeo, Manfred Weber, ha dicho que las informaciones sobre el espionaje de Estados Unidos a ciudadanos europeos son "motivo de grave preocupación" y ha considerado "completamente inaceptable" que las autoridades norteamericanas garanticen una mayor protección de datos a sus propios ciudadanos que a los extranjeros. Weber ha pedido "transparencia" y "claridad" al Gobierno norteamericano, al británico y también a las empresas de Internet.
Asimismo, el representante popular ha reclamado a la Comisión que negocie con Estados Unidos un acuerdo sobre protección de datos personales general y no limitado a la cooperación policial y judicial como el que está sobre la mesa desde 2011.
No obstante, Weber ha resaltado que "es importante resaltar que Estados Unidos es nuestro socio" y que las autoridades europeas se han beneficiado de programas norteamericanos como Swift, que analiza los datos financieros, para detener ataques terroristas.
El portavoz socialista, Claude Moraes, ha dicho que el descubrimiento del programa PRISM ha supuesto un "shock para los ciudadanos europeos" y "ha causado una gran brecha de confianza" porque supone una recogida masiva de información "que puede ser completamente innecesaria para la lucha contra el terrorismo". Moraes se ha declarado "particularmente preocupado" por la colaboración de las empresas de Internet y ha pedido que la protección de datos se tenga en cuenta en la negociación del acuerdo comercial UE-EEUU.
"Quinientos millones de ciudadanos europeos quedaron conmocionados la semana pasada al saber que una nación extranjera tiene acceso ilimitado a todos los detalles íntimos de su vida privada", ha resaltado la portavoz liberal, Sophia In't Veld, que ha atacado al presidente de la Comisión, José Manuel Durao Barroso, por no estar en el debate, y a sus propios colegas eurodiputados por ausentarse en un "hemiciclo vacío".
"Necesitamos liderazgo político en Europa para defender los derechos de los ciudadanos", ha reclamado la portavoz liberal, que ha acusado a los Estados miembros de hacer lo mismo que Estados Unidos y ha dicho que la UE ha perdido "autoridad moral" para pedir a otros países como Egipto o Irán que no espíen a sus ciudadanos.
El portavoz de los Verdes, Jan Philipp Albrecht, ha dicho que "la vigilancia masiva no es compatible con el Estado de derecho y la democracia" y ha pedido la rápida adopción de las nuevas reglas de la UE sobre protección de datos; por su parte, la representante de Izquierda Unitaria, Marie-Christine Vergiat, ha censurado que "los ciudadanos europeos no tengan los mismos derechos que los ciudadanos estadounidenses".
El más contemporizador ha sido el portavoz de los conservadores británicos, Timothy Kirkhope, que ha acusado a sus colegas eurodiputados de "retórica antiamericana", "oportunismo" y de "olvidar quién es el enemigo". "Muchas veces se critica a las agencias de inteligencia por no actuar con suficiente antelación y se les condena igualmente por ir demasiado lejos", ha lamentado.
Kirkhope ha admitido no obstante que cualquier aumento de la vigilancia debe realizarse "dentro de los confines de los principios democráticos y la supervisión legal" y ha apoyado pedir aclaraciones a Estados Unidos. "Cuando tratamos con aliados y queremos respuestas y la verdad, los amigos escuchan mejor cuando se les habla que cuando se les grita", ha concluido.