Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Eurocámara da luz verde a negociar un acuerdo para crear un registro obligatorio de lobbies en la UE

La mesa de la Eurocámara, que reúne al presidente de la institución, Antonio Tajani, y a los líderes de los grupos políticos, han dado luz verde este jueves a la negociación de un acuerdo interinstitucional con la Comisión Europea y los Veintiocho para crear un registro obligatorio de los representantes de lobbies o grupos de interés con los que se reúnen las tres instituciones.
La Comisión Europea propuso el pasado 28 de septiembre crear un registro obligatorio para dejar constancia de las reuniones con representantes de los lobbies que cubriera a las tres instituciones comunitarias, el Ejecutivo comunitario, la Eurocámara y el Consejo de la UE, con el objetivo de mejorar la confianza pública en el proceso de decisión de la UE y superar la percepción de los posibles conflictos de intereses.
La Eurocámara ha fijado sus prioridades en el mandato que ha aprobado para negociar el acuerdo, entre ellos que el Consejo de la UE se sume al registro pero también reclama que esté abierto a otras instituciones de forma voluntaria como las agencias de la UE y también las Representaciones Permanentes de los Estados miembro ante la UE, es decir, las embajadas nacionales.
También ve necesario garantizar la claridad y certidumbre preferentemente con una propuesta legislativa que introduzca obligaciones vinculantes y ampliar la definición de la actividad lobista, además de clarificar las exenciones.
Asimismo, piden que se garantice el respeto de la independencia del mandato de los eurodiputados, mejorar la precisión y calidad de los datos del registro para garantizar una mayor fiabilidad y comparaciones y garantizar también suficientes recursos, incluido humanos, técnicos y financieros, para el buen funcionamiento del registro.