Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Eurocámara pide investigación independiente de la violencia en Kasai

El pleno de la Eurocámara ha reclamado una investigación independiente de la violencia en la región de Kasai, en República Democrática del Congo, donde han muerto más de 500 personas, incluidos dos expertos de la ONU el pasado mes de marzo en una resolución no vinculante aprobada por mayoría este miércoles.
Los eurodiputados han expresado alarma por el deterioro de la situación humanitaria, de seguridad y política en República Democrática del Congo y han instado a la UE y los Estados miembros a aumentar la ayuda humanitaria y financiera para el país a través de organizaciones "fiables" para atender las necesidades urgentes de la población.
En el texto, han condenado todas las violaciones de los Derechos Humanos en el país y han reclamado la creación de un comité de investigación independiente para esclarecer la violencia en la provincia central de Kasai, donde más de 500 personas han muerto desde que comenzó el conflicto en agosto tras la muerte en un enfrentamiento con la Policía del líder tradicional, Jean-Pierre Mpandi, al que el Gobierno rechazó reconocer por no considerarle cercano a él.
Los eurodiputados han reclamado la celebración de elecciones "justas" y "transparentes" antes de que acabe 2017. La crisis en República Democrática del Congo se agravó en diciembre del año pasado después de que el presidente, Joseph Kabila, que lleva en el poder desde el 2001, rechazó abandonar el cargo pese a que la Constitución prohíbe más de dos mandatos consecutivos.
Los Veintiocho sancionaron a finales de mayo a otras nueve personas por graves violaciones cometidas en República Democrática del Congo, incluidos el viceprimer ministro y ministro del Interior y su predecesor, el portavoz del Gobierno, así como un líder miliciano y varios altos mandos y el director de los Servicios de Inteligencia Nacional.
Los países de la UE ya aprobaron en diciembre sanciones contra siete altos mandos de las fuerzas de seguridad y responsables de Inteligencia de República Democrática del Congo por reprimir a la población en el marco de las protestas de septiembre pasado contra el Gobierno de Joseph Kabila en las que murieron 50 personas y avisaron de que las relaciones con el país sufrirían en caso de que no hubiera un nuevo Gobierno tras expirar el mandato del actual presidente.