Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Eurocámara reclama al UKIP 500.000 euros por uso fraudulento de fondos europeos para costear la campaña del Brexit

El Parlamento Europeo reclamará el próximo lunes al Partido de la Independencia de Reino Unido (UKIP) la devolución de hasta 500.000 euros por el uso fraudulento de fondos europeos en la financiación de encuestas y análisis durante la campaña electoral británica de 2015 y la del referéndum sobre el 'Brexit', según han informado a Europa Press fuentes parlamentarias.
El informe, al que ha tenido acceso Europa Press, apunta varias irregularidades por el "mal uso de fondos europeos" para costear campañas nacionales a favor del partido que lideraba Nigel Farage y exige "reclasificar" como "gastos no elegibles" 500.615 euros de las cuentas presentadas.
Dado que la Eurocámara no desembolsa la totalidad del dinero a los partidos hasta el final del año, hay una parte de los fondos gestionados de manera irregular que no habían sido entregados aún al UKIP y que serán finalmente denegados a la formación euroescéptica.
Ello hace que, en la práctica, el grupo tenga que devolver como gastado 172.654 euros, según el informe de los servicios financieros europarlamentarios al que ha tenido acceso Europa Press.
La decisión la formalizará la Mesa de la Eurocámara --que forman el presidente de la institución, Martin Schulz, y sus vicepresidentes-- en una reunión el próximo lunes, a la luz de las conclusiones de la auditoría realizada por el servicio financiero europarlamentario de las cuentas de la Alianza para la Democracia Directa en Europa (ADDE), al que pertenece el UKIP.
La auditoría apunta varias irregularidades por el "mal uso de fondos europeos" para costear campañas nacionales a favor del partido que lideraba Nigel Farage y exige "reclasificar" como "gastos no elegibles" 500.615 euros de las cuentas presentadas.
También ha detectado irregularidades menores en otro de los partidos que integran el ADDE, el belga Parti Populaire, del que considera que ha solicitado 36.300 euros de la institución europea en financiar actividades "no elegibles".
Todos los partidos con presencia en la Eurocámara son sometidos al examen de sus cuentas cada año, aunque sólo quedaba pendiente de cerrar la auditoría de esta formación, por el análisis detallado de las irregularidades.
Fuentes parlamentarias han subrayado que el UKIP estaba al tanto de la investigación, porque "desde hace dos o tres meses" los servicios financieros están en contacto a través del ADDE para solicitar "aclaraciones" y completar la información.