Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Estado Islámico declara la guerra a toda obra de arte ajena al islam

La explicación del Estado Islámico a semejante derroche de brutalidad es bien sencilla: estas obras de arte que los terroristas redujeron a escombros: frisos, estatuas, piezas de incalculable valor con más de 3.000 años de antigüedad son anteriores al islam. Además el arte figurativo es para ellos blasfemo, pero no hay mayor necedad que intentar explicar lo inexplicable. Se emplearon a fondo con las joyas más conocidas del arte asirio, los leones alados con cabeza humana: seres híbridos, divinidades protectoras en la mitología asiria. Cuenta una leyenda que mataban a todo el que acercara a ellos y que sólo se salvarían los hombres puramente buenos o puramente malvados.Ahí tienen a los segundos.