Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Estado Islámico destruye la antigua ciudad de Hatra

La ciudad de Hartra es destruida por el Estado IslámicoReuters

Milicianos de Estado Islámico han destruido la ciudad ancestral de Hatra, situada al sur de Mosul (provincia de Nínive), según fuentes oficiales. La ciudad, que data del 200 antes de Cristo, fue capital del antiguo Imperio Parto. La ciudad es considerada por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad. Los milicianos del Estado Islámico ya destruyeron zonas y obras de la localidad de Nimrud, de 3.000 años de antigüedad.

"Milicianos del Estado Islámico han comenzado a destruir con palas la ciudad histórica de Harta, cerca de Mosul. Es un lugar histórico desde el que han gobernado muchos reyes conocidos", ha explicado un responsable del Partido Democrático del Kurdistán para Mosul, Saeed Mamuzini, en declaraciones a la agencia de noticias kurda Rudaw.
Según Mamuzini, "la ciudad de Hatra es muy grande y albergaba multitud de antigüedades en su interior". "El Estado Islámico se ha llevado ya de la ciudad las monedas antiguas de oro y plata", ha explicado. La ciudad, considerada por la UNESCO patrimonio de la Humanidad, data del 200 antes de Cristo y fue capital del Imperio Parto.
Hatra se encuentra en pleno desierto, a unos 110 kilómetros al suroeste de Mosul, la segunda ciudad más poblada de Irak y bajo control de los yihadistas desde el pasado mes de junio. Aunque fundada por los selúcidas, fue conquistada por los partos y floreció como capital de un imperio que controlaba gran parte del territorio de los actuales Irak e Irán. Fue el principal rival del Imperio Romano por la hegemonía en el Oriente Próximo en los primeros años de nuestra era.
El pasado jueves, milicianos de Estado Islámico destruyeron con excavadoras algunas partes de la localidad asiria de Nimrud, de 3.000 años de antigüedad.