Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Hollande traslada a Obama su "profundo malestar" por el supuesto espionaje de la NSA

François Hollande, en la entrevista en televisiónReuters

El presidente de Francia, François Hollande, ha trasladado este lunes a su homólogo estadounidense, Barack Obama, su "profundo malestar" por el supuesto el supuesto espionaje de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) norteamericana a ciudadanos galos, una práctica que ha tachado de "inaceptable".

Hollande ha mostrado su "profundo malestar" por una vigilancia que considera "inaceptable entre aliados y amigos", toda vez que "atenta contra la vida privada de ciudadanos franceses". El presidente galo ha pedido "explicaciones" y acceso a las informaciones que pueda seguir filtrando el excontratista de la NSA Edward Snowden.
Asimismo, Hollande ha subrayado que este tipo de actividades deben contar con un "marco bilateral" y "servir eficazmente a la única lucha que vale, la lucha contra el terrorismo", según ha informado el Elíseo en un comunicado.
La Casa Blanca, por su parte, ha afirmado en una nota que Francia y Estados Unidos son "amigos" y "aliados" y, como tal, mantienen una "estrecha relación de trabajo en un amplio abanico de asuntos, incluidas cuestiones de seguridad e Inteligencia".
Por este motivo, Hollande y Obama han analizado las "recientes revelaciones" sobre el presunto espionaje de la NSA. Algunas de estas informaciones "distorsionan" las actividades de los servicios de vigilancia, según la Presidencia norteamericana, que no obstante también ha admitido que otras pueden plantear "dudas legítimas".
Obama "ha dejado claro que Estados Unidos ha comenzado a revisar la forma de recopilación de información, para lograr un equilibrio apropiado entre las preocupaciones legítimas sobre la seguridad de nuestros ciudadanos y aliados y el respeto a la privacidad", ha apuntado la Casa Blanca.
Ambos mandatarios han acordado seguir analizando estos asuntos próximamente mediante los "canales diplomáticos" habituales. El secretario de Estado norteamericano, John Kerry, ya se había ofrecido anteriormente a dar explicaciones al ministro de Exteriores de Francia, Laurent Fabius.