Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

España dice que la marcha opositora en Caracas evidenció "el apoyo popular" al revocatorio

El Gobierno español se ha congratulado este viernes de que la marcha convocada por la oposición el jueves en Caracas transcurriera de forma pacífica y ha resaltado que ha puesto de manifiesto el "apoyo popular" de los venezolanos a la celebración del revocatorio contra el presidente Nicolás Maduro.
"El Gobierno de España se congratula de que la manifestación organizada ayer por la oposición en Caracas se haya desarrollado de forma pacífica", ha señalado en un comunicado el Ministerio de Asuntos Exteriores, resaltando que "el pueblo venezolano ha demostrado una vez más su apuesta por la vía pacífica, electoral y constitucional para resolver la crisis política".
Asimismo, según el Gobierno en funciones, "la jornada de ayer ha vuelto a evidenciar el apoyo popular a la vía del revocatorio, prevista en el artículo 72 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, así como la urgencia de que el Consejo Nacional Electoral adopte las medidas necesarias para que se celebre este año".
"El Gobierno considera que esta jornada debe constituir un nuevo impulso para un muy necesario diálogo entre el Gobierno y la oposición que culmine en una auténtica reconciliación en un marco de entendimiento, respeto a las instituciones y libertad de presos políticos", ha concluido Exteriores.
Miles de venezolanos han participado este jueves en "la gran toma de Caracas", una manifestación multitudinaria convocada por la Mesa de Unidad Democrática (MUD) para exigir la celebración de un referéndum revocatorio contra Maduro.
El objetivo es que el Consejo Nacional Electoral (CNE) cumpla escrupulosamente los plazos legales del referéndum para revocar el mandato presidencial de Maduro antes de que expire oficialmente, en 2019. La MUD denuncia que el CNE ha dilatado de forma arbitraria estos plazos.
Si la consulta popular no se convoca antes del próximo 10 de enero, aunque los venezolanos voten por cesar a Maduro, no habrá elecciones anticipadas, sino que gobernará el vicepresidente, Aristóbulo Istúriz, hasta 2019.