Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

España autoriza una contribución voluntaria de 100.000 euros contra la pena de muerte

El Consejo de Ministros ha autorizado este viernes una contribución voluntaria de 100.000 euros a la Comisión Internacional contra la Pena de Muerte, fundada en 2010 en Madrid a partir de una iniciativa del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero.
Presidida por Federico Mayor Zaragoza, (exdirector general de la UNESCO entre 1987 y 1999), esta Comisión está compuesta por 17 personalidades de reconocido prestigio internacional en materia de derechos humanos cuyo valor añadido es la capacidad de interlocución que su dilatada experiencia aporta.
España ha liderado el proceso de consolidación institucional de esta Comisión Internacional con el fin de cimentar su viabilidad y sostenibilidad económica en un contexto de crisis económica global. Prueba de ello, subraya el Ministerio de la Presidencia, es que el año pasado la Secretaría de la Comisión fijó su sede de manera definitiva en Madrid y se constituyó como asociación de derecho español.
La contribución autorizada este viernes le permitirá continuar con las gestiones que realiza en el ámbito internacional para reforzar la tendencia mundial hacia la abolición de la pena de muerte y la celebración de la reunión general de esta Comisión, que tendrá lugar en Madrid en octubre.
UNIÓN POR EL MEDITERRÁNEO
Por otra parte, el Consejo de Ministros ha autorizado otra contribución voluntaria de 20.000 euros a la Unión por el Mediterráneo. Fundada en 2008 con el objetivo de impulsar la cooperación entre ambas orillas del Mediterráneo mediante la ejecución de proyectos de integración regional, en la actualidad cuenta con 43 Estados miembros que representan más de 750 millones de personas. España es miembro fundador y uno de sus impulsores.
En reconocimiento al papel clave desempeñado por España en el llamado proceso de Barcelona, germen de la cooperación mediterránea, los Estados parte acordaron en su momento situar la sede de la Unión por el Mediterráneo en Barcelona.
La contribución autorizada este viernes complementa una anterior realizada este año de 200.000 euros y apoyará el presupuesto de la Vicesecretaría General del Agua y Medioambiente, que desde hace unos días ocupa un español.
Esto permite a España ejercer un liderazgo internacional en materia de Agua y Medio Ambiente, respondiendo así a los retos en materia medioambiental establecidos en el nuevo Tratado contra el Cambio Climático de París.