Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

España condena los últimos ataques contra militares egipcios en el Sinaí

El Gobierno de España ha expresado "su más firme condena" ante los ataques perpetrados este lunes contra posiciones militares egipcias en la región del Sinaí en los que han muerto 9 personas y 21 más han resultado heridas, según el último balance oficial. Entre los fallecidos hay nueve policías y un civil.
"El gobierno de España desea trasladar sus sinceras condolencias a los familiares y compañeros de los fallecidos y a las autoridades egipcias así como sus deseos de una plena recuperación de los heridos y asegura a las autoridades de Egipto su total solidaridad en la lucha contra el terrorismo", señala el Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación en un comunicado.
El primer ataque ocurrió en el control de El Matafe, en la ciudad de El Arish, cuando una veintena de milicianos atacaron el lugar con granadas autopropulsadas y un coche con explosivos. Ocho policías y un civil murieron y once policías y diez civiles resultaron heridos. Además murieron cinco atacantes y tres más fueron heridos.
Por otra parte, otro grupo de milicianos atacó el control de El Masaid, en la carretera del Anillo, también en el norte de la región egipcia del Sinaí. Un recluta de la Policía murió en el tiroteo.
Cientos de policías, militares y milicianos han muerto en los dos últimos años de insurgencia islamista en Egipto, principalmente en la región del Sinaí. En la zona opera Wilaya del Sinaí, (Provincia del Sinaí), filial en la zona del Estado Islámico. Hasta noviembre de 2014 el grupo era conocido como Ansar Beit al Maqdis, Seguidores de la Casa Sagrada. La insurgencia se exacerbó a raíz el golpe de Estado contra el presidente islamista Mohamed Mursi del 3 de julio de 2013.