Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Ecofin discute que el BCE asuma la supervisión de todos los bancos de eurozona

Unión Europeacuatro.com

La Comisión quiere empezar el 1 de enero de 2013 con las entidades que han recibido ayudas públicas

Los ministros de Economía de la UE debatirán hoy la propuesta de Bruselas de encomendar al BCE la supervisión de la banca de la eurozona, iniciativa de gran interés para España puesto que es el requisito para que el rescate bancario de hasta 100.000 millones de euros se convierta en recapitalización directa y deje de computar como deuda.
La Comisión quiere empezar el 1 de enero de 2013 con las entidades que han recibido ayudas públicas. Desde el 1 de junio se sumarían los bancos sistémicos y a partir del 1 de enero de 2014 todos los bancos estarían bajo control del BCE. El comisario de Servicios Financieros, Michel Barnier, ha admitido que el debate sobre esta propuesta será "difícil" pero ha dicho que es "posible" y "necesario" llegar a un acuerdo antes de final de año, tal y como se han comprometido los líderes europeos.
En contraste, el ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble, ha sugerido que podría haber retrasos en la recapitalización directa de la banca. "No creo que pueda haber una recapitalización directa de los bancos a través del mecanismo europeo de estabilidad (MEDE) ya desde principios de enero", ha avisado Schäuble.
Precisamente, el Ecofin discutirá si el BCE debe ocuparse de todos los bancos, como pide Bruselas y apoya España, o únicamente de los sistémicos, como defiende Alemania, que no quiere perder el control de sus entidades regionales. La iniciativa choca también con las reservas de Reino Unido y los países del este, que temen que el BCE asuma poderes excesivos en la regulación bancaria y ellos queden al margen.
Estos conflictos amenazan con retrasar las negociaciones y por tanto la recapitalización directa de la banca española.
De acuerdo con la propuesta de Bruselas, el BCE asumiría nuevos poderes para sancionar a las entidades incumplidoras e incluso retirarles la ficha bancaria.