Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Erdogan asegura que hay pruebas de que los 28 alcaldes cesados apoyaron al PKK

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, ha defendido este lunes la destitución de 28 alcaldes del país, afirmando que hay pruebas de que apoyaron al Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) y recalcando que, de hecho, se debería haber actuado antes contra ellos.
"De hecho, este asunto no es nuevo. Desde mi punto de vista, la decisión llega tarde", ha dicho, resaltando que "no se puede apoyar a una autoridad terrorista", según ha informado el diario local 'Hurriyet'.
Todos los municipios, con la excepción de cuatro, estaban dirigidos por el opositor Partido Democrático del Pueblo (HDP, pro-kurdo), según la oficina del gobernador de Diyarbakir.
El presidente turco dijo el jueves que la campaña contra el PKK, considerado organización terrorista por Ankara, Estados Unidos y la UE, es la mayor hasta la fecha y que la destitución de funcionarios vinculados con los rebeldes kurdos será una parte clave de la lucha.
Las palabras de Erdogan han llegado en el marco de su mensaje por la Celebración del Sacrificio, en el que ha expresado además su deseo de que el acuerdo de alto el fuego alcanzado entre Rusia y Estados Unidos para Siria tenga éxito.
En este sentido, ha manifestado que el Ejército continuará con sus operaciones en el norte de Siria, resaltando que la frontera común "está bajo una amenaza constante".
Turquía inició el 24 de agosto la operación 'Escudo del Éufrates' con el fin de expulsar a los grupos terroristas del norte de Siria, lo que engloba, según ha dicho Ankara tanto a Estado Islámico como a las milicias kurdas sirias, que considera una extensión del PKK.
La Celebración del Sacrificio es la mayor festividad para los musulmanes y conmemora el pasaje en el que Abraham se muestra dispuesto a sacrificar a su hijo como un acto de obediencia a Dios, si bien finalmente, y tras su intervención, sacrifica un cordero en su lugar.