Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Enfrentamientos entre dos facciones de Boko Haram por disputas sobre el liderazgo del grupo

Dos facciones de la secta islamista nigeriana Boko Haram han protagonizado enfrentamientos en los últimos días debido a las disputas surgidas sobre el liderazgo del grupo, que el año pasado juró lealtad a Estado Islámico.
Según las informaciones facilitadas por la emisora Radio France Internationale, los enfrentamienso estallaron la semana pasada entre facciones leales a Abubakar Shekau y Abu Musab al Barnawi, hijo del fundador de Boko Haram, Muhamed Yusuf.
En las últimas semanas han surgido numerosas informaciones sobre la posibilidad de que Estado Islámico haya puesto a Al Bernawi al frente de Boko Haram, apartando así a Shekau.
Shekau salió recientemente al paso de estas afirmaciones en un vídeo en el que negó haber sido expulsado de Boko Haram y apuntando que seguía al frente del grupo extremista.
Además de la disputa por el poder, se trata de un enfrentamiento doctrinal, ya que Shekau defiende los ataques contra musulmanes que residan en zonas de mayoría cristiana, mientras que Al Barnawi está en contra de esta táctica.
El Ejército nigeriano, con ayuda de las fuerzas de seguridad de Chad y Camerún, ha conseguido recuperar la inmensa mayoría del territorio que los milicianos yihadistas habían conquistado a lo largo de los siete años que ya dura su insurgencia.
El conflicto ha dejado tras de sí miles de víctimas mortales y más de dos millones y medio de desplazados internos, 800.000 de los cuales necesitan asistencia humanitaria urgente.
La insurgencia de Boko Haram en el noroeste de Nigeria ha acabado por desencadenar una crisis humanitaria regional, que no afecta sólo a Nigeria, sino también a los tres países con los que comparte la Cuenca del Lago Chad: Camerún, Chad y Níger.
La situación de extrema inseguridad ha empujado a más de 200.000 nigerianos a cruzar la frontera, pero las continuas incursiones del grupo terrorista en los países vecinos han provocado desplazados internos también en estos países.