Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Encuentran una tumba de vampiros en la localidad polaca de Gliwice

Encuentran cuatro esqueletos de vampiro en PoloniaRegional Conservator of Monuments

Expertos arqueólogos han encontrado en Gliwice, Polonia, una tumba con cuatro esqueletos que podrían pertenecer a personas consideradas como vampiras. La disposición de los mismos, con la cabeza colocada por separado entre las piernas, responde a un ritual por el cual, según la creencia local, se impedía a aquellos acusados de ser vampiros alzarse después de la muerte para volver al mundo de los vivos.

Especialistas arqueólogos se han topado con un hallazgo espeluznante en la ciudad polaca de Gliwice durante las obras de construcción de una carretera. Han encontrado una tumba con cuatro esqueletos que podrían pertenecer a personas consideradas como vampiras.
La disposición de la cabeza de los mismos, colocada entre las piernas, podría considerarse un indicio de que pertenecen a individuos acusados de vampirismo, dado que la creencia popular de la localidad sostiene que colocando los esqueletos de esa forma se impedía a un posible vampiro alzarse tras la muerte y encontrar su regreso a la tierra de los vivos.
Tal como apuntan los historiadores polacos, dicha práctica era bastante habitual en las tierras eslavas durante los siglos posteriores a la introducción de la religión cristiana. Además, los vampiros, lejos de la concepción habitual que encontramos en las películas en la que aparecen reflejados como unos fieros, terribles y maléficos 'chupasangres' eran bastante comunes debido a que bastaba un gesto correspondiente al respeto de tradiciones paganas como dejar comida en las tumbas de los familiares para poder ser acusado de vampirismo, lo que suponía exponerse al ahorcamiento o la decapitación.
Pese a que los expertos especulan con que los cuerpos podrían haber sido enterrados en el siglo XVI, afirman que realmente es muy difícil de decir cuando fue llevado a cabo el entierro de los cuerpos, tal como recoge el diario estadounidense Huffingtonpost