Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Encontronazo entre Alemania e Israel por la decisión del ministro de Exteriores de reunirse con ONG

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, se dirige hacia una confrontación este martes después de que el ministro de Exteriores alemán, Sigmar Gabriel, no haya cedido al ultimátum de éste de renunciar a reunirse con dos organizaciones defensoras de los Derechos Humanos.
Gabriel ha defendido sus planes de reunirse con B'Tselem y Breaking the Silence durante una rueda de prensa en Ramala con el primer ministro palestino, Rami Hamdalá, argumentando que es normal que cualquier dignatario que está de visita se reúna con todos los sectores de la sociedad.
Netanyahu presuntamente le habría dicho a Gabriel que escogiera entre reunirse con él o con las ONG israelíes, según informó el lunes por la noche el Canal 2 de la televisión israelí.
Gabriel ha añadido que no sabe si la reunión con Netanyahu, prevista para este martes por la noche, se celebrará. En una entrevista concedida a la ZDF en Jerusalén esta mañana, el ministro de Exteriores alemán ha calificado de "lamentable" el ultimátum y ha dicho que si Netanyahu decide cancelar el encuentro, no haría un drama de ello.
B'Tselem documenta las supuestas violaciones de los Derechos Humanos contra palestinos, mientras que Breaking the Silence publica testimonios críticos de soldados sobre las prácticas del Ejército israelí contra los palestinos.
Durante la rueda de prensa en Ramala, Gabriel también ha reiterado el compromiso de Alemania con la solución de dos estados como la mejor vía para poner fin al conflicto en Oriente Próximo y ha expresado su confianza en que la nueva Administración de Donald Trump en Estados Unidos aliente el proceso de paz.
Los diputados israelíes han salido en apoyo de Netanyahu, que el pasado febrero ordenó a embajador belga en Israel que fuera regañado por reunirse con las mismas organizaciones con las que tiene pensado hacerlo Gabriel.
El ministro de Educación, Naftali Bennett, del partido derechista Hogar Judío, y el ministro del Interior, Aryeh Deri, han expresado su pleno apoyo, ministras que el viceministro de Exteriores, Tzipi Hotovely, ha dicho que respalda la decisión de Netanyahu de "establecer una línea roja respecto a las organizaciones anti-israelíes" que "calumnian el nombre de Israel".
Gabriel está en Israel desde el lunes, Día Internacional de Recuerdo del Holocausto, en su primer viaje como ministro de Exteriores y asistió a una ceremonia en el museo Yad Vashem de Jerusalén junto a Netanyahu y otras personalidades.