Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Entre la vida y la muerte tras tragarse una pila del mando de la tele

Emmett Rauch, entre la vida y la muerte tras tragarse una pila del mando de la telecuatro.com

Emmett Rauch, un bebé de dos años, se somete a 18 intervenciones quirúrgicas

Emmett Rauch se debate entre la vida y la muerte. Este bebé norteamericano de dos años permanece ingresado en el Hospital Infantil de Phoenix (Arizona) después de haberse tragado una pila de botón del mando a distancia de la televisión. El menor se comió la batería y el ácido de la misma le perforó el esófago por dos lugares diferentes. Emmett ya se ha sometido a 18 intervenciones quirúrgicas.
Los síntomas que tenía Emmett eran similares a los de un resfriado común. Fiebre alta, falta de apetito, tos y congestión. Nada hacía pensar que lo que tenía el pequeño era una pila de botón alojada en su estómago.
Tal y como ha declarado su madre al diario Daily Mail, el menor se tragó una batería de litio del mando a distancia del televisor.
Desde entonces, el pequeño se ha sometido a 18 intervenciones quirúrgicas en el Hospital Infantil de Phoenix en el que permanece ingresado desde hace 19 semanas.
Fuentes del citado centro médico han asegurado que este tipo de baterías son mucho más peligrosas que las pilas tipo AA ya que éstas van recubiertas por una carcasa.
Por ello, los familiares de Emmett han hecho una llamada de atención para alertar del peligro de estos productos que se utilizan en objetos tan cotidianos como relojes, cámaras o mandos a distancia.
Según el Centro Nacional de Toxicología de EEUU, sólo en aquel país más de 3.500 personas se tragan estas pilas de botón al año.