Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Estado Islámico reivindica el ataque contra la Embajada de España en Libia

Explosión de un artefacto casero en la embajada española en LibiaEFE

El grupo terrorista Estado Islámico ha reivindicado el ataque perpetrado con explosivos en la parte exterior de la Embajada de España en Libia, según ha informado la cadena de televisión libia Al Wasat. El artefacto, de fabricación casera, ha dejado daños materiales de pequeña importancia en el edificio.

El grupo que lidera Abú Bakr al Baghdadi se ha atribuido la autoría de este ataque por medio de mensajes publicados en varias de sus cuentas vinculadas de la red social Twitter. En los mensajes, Estado Islámico ha dicho que sus milicianos han atacados con "varios artefactos explosivos" la legación diplomática española en Trípoli.
Fuentes diplomáticas españolas en Libia han confirmado a Europa Press que la Embajada de España ha sido atacada con un artefacto explosivo, que ha alcanzado la parte exterior de la legación en Trípoli y ha causado daños materiales de pequeña importancia en el edificio.
El artefacto ha detonado en la zona exterior del inmueble, en el que en ese momento no había ninguna persona. Como consecuencia de la explosión, se han producido daños en la parte superior del muro posterior del edificio.
España evacuó en julio de 2014 al personal diplomático en Libia debido al agravamiento de la situación de seguridad en Trípoli, por lo que en la Embajada queda actualmente un grupo muy reducido de personal trabajando.
El ataque ha tenido lugar días después de sendos ataques con bomba contra las sedes diplomáticas de Corea del Sur y Marruecos. El primero de ellos se saldó con la muerte de dos guardias libios de la legación, mientras que en el segundo no hubo que lamentar víctimas.