Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las minorías dan el respaldo a Obama

Cuatro años de políticas dirigidas hacia las minorías más desfavorecidas de los Estados Unidos han dado sus frutos. La victoria de Barack Obama sobre Mitt Romney se ha asentado sobre el voto de estos grupos que han optado por votar masivamente al candidato demócrata que se ha llevado 303 delegados electorales frente a los 206 del republicano. O lo que es lo mismo, 60 millones de estadounidenses han dicho “Four more years” (cuatro años más) a Obama en la Casa Blanca frente a los 58 que han apoyado a Romney.

Por ello, Obama ha sabido rentabilizar su apuesta de cancelar las deportaciones de casi dos millones de estudiantes indocumentados de origen hispano, algo que se ve claramente en estados como Colorado, donde ha logrado el 87% del voto hispano, o en Virginia, con un 66%.
Pero no solo ha sido esta comunidad el puntal que le ha permitido repetir victoria. La otra gran baza de su triunfo han sido los afroamericanos quienes le ha votado en un 93 %. Y no ha que olvidar a las mujeres que han estado con él en un 55 % de los casos. Un dato importante ya que ellas suelen votar un 6 % más que los hombres.
Y finalmente quedan los jóvenes. Las dotes de gran comunicador y la imagen de líder de Barack Obama le han permitido transmitir su mensaje con mejor fiabilidad a este grupo de población que su rival. Por eso, los situados entre los 19 y los 29 años han preferido al demócrata en un 60 % de los casos.
Con todo quedaba la lucha en los denominados ‘estados clave’ de cuya decisión de voto cambiaría el curso de la historia. Pues hasta en este puñado de indecisos como Colorado, Nevada, Iowa, Virginia, Wisconsin, New Hampshire, Obama ha conseguido la victoria, incluida la perla de la corona, el codiciado Ohio.
En todos estos frentes, las claves que han permitido la amplia victoria de Obama sobre Romney tiene varios nombres. El primero es el modelo social y el papel que ha de jugar el Estado. El presidente, con su defensa del rescate público del sector del automóvil, se ha llevado estados clave como Ohio. Romney, contrario a la intervención, se opuso a ese rescate. Y lo ha pagado caro
Otra clave es la defensa de un Estado cada vez más reducido y menos subvencionador. El aspirante republicano ha defendido la privatización de la  ayuda en catástrofes como el huracán Sandy. Algo que tampoco convenció. De la tragedia, a pocos días de las elecciones, Obama salió reforzado con su gestión.
Así, el presidente ha conseguido movilizar a las minorías, sobre todo, a los hispanos que han respaldado casi la inmensa mayoría Obama. En esto tiene que ver la forma de entender a los latinos de los dos candidatos. El error de Romney fue englobar a todo este electorado como inmigrante extranjero en el país mientras que el discurso integrador de Obama... de un país de inmigrantes en el que todos cuentan ha calado más. Un dato importante que tendrá que tener en cuenta el próximo candidato republicano.