Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Ejército egipcio niega que planee un golpe de Estado

El Ejército egipcio ha emitido un comunicado este lunes para negar que planee un golpe de Estado y rechazar las críticas vertidas contra el organismo después de que el jefe de las Fuerzas Armadas, Abdelfatá al Sisi, diera un ultimátum de 48 horas a los políticos para satisfacer las demandas del pueblo después de las multitudinarias manifestaciones del domingo para exigir la dimisión del presidente, Mohamed Mursi.

"La doctrina y la cultura de las Fuerzas Armadas egipcias no permiten una política de golpes de Estado (...) El Ejército siempre ha estado del lado de la voluntad del pueblo egipcio en favor del cambio y la reforma", ha indicado a través de un comunicado.
En este sentido, ha destacado que las palabras de Al Sisi "tiene como objetivo que todos los partidos políticos del país encuentren rápidamente soluciones a la actual crisis y alcancen una fórmula de consenso nacional que satisfaga las demandas de la población".
Asimismo, ha manifestado que el comunicado "es un ejemplo de la interacción con el pulso de la calle egipcia" y que en el mismo "se recalca que las Fuerzas Armadas no serán un actor político ni un departamento del Gobierno"
Horas antes, Al Sisi ha indicado que el Ejército "reitera su llamamiento a que se satisfagan las peticiones del pueblo" y ha agregado que "todas las partes tienen una oportunidad durante las próximas 48 horas para hacer frente a la carga de circunstancias históricas que el país está atravesando".
En su comunicado, ha recordado que "el Ejército dio a todas las fuerzas políticas un plazo de una semana para que alcanzaran un acuerdo para salir de la crisis (...) habiendo pasado este periodo sin ningún gesto o acto (por parte de las mismas)".
"Esto ha llevado a la salida (a las calles) y a la insistencia de la población por conseguir la libertad total, lo que ha conseguido la admiración y el interés a nivel interno, regional e internacional", ha añadido, indicando que las manifestaciones "no han tenido precedentes".
"La pérdida de más tiempo solo traerá más división y luchas, por lo que advertimos en contra de la continuación de esta situación", ha valorado Al Sisi. "La seguridad nacional está en grave riesgo a causa de los acontecimientos que están teniendo lugar en el país y es el Ejército el que, en base a sus responsabilidades, ha de hacer frente a la situación para evitar estos riesgos", ha dicho.
Por ello, ha recalcado que "en caso de que las demandas de la población no se vean satisfechas en este periodo, será tarea del Ejército anunciar una 'hoja de ruta' para el futuro, en la que participarán todas las facciones políticas del país, incluyendo la juventud egipcia", ha remachado Al Sisi.
"Las Fuerzas Armadas no se verán involucradas en la política ni en la administración, ya que están satisfechas con su papel tal y como está recogido por las normas democráticas", ha recalcado el jefe del Ejército.
Dimisiones de ministros
El comunicado del jefe del Ejército fue publicado apenas horas después de que los ministros de Turismo, Asuntos Parlamentarios, Telecomunicaciones y Medio Ambiente presentaran su dimisión, según han informado fuentes gubernamentales bajo condición de anonimato.
Las fuentes no han dado los motivos, pero la agencia estatal de noticias egipcia, MENA, informó poco antes que cinco ministros del Gabinete estaban planteándose su dimisión en solidaridad con los manifestantes contrarios al presidente.
Los cuatro dimisionarios son los ministros de Turismo, Hisham Zaazou; y Tecnología de las Comunicaciones y la Información, Atef Helmi; y los ministros de Estado sobre Asuntos Legales y Parlamentarios, Hatem Bagato; y sobre Asuntos Medioambientales, Jaled Abdel Aal.
Asimismo, un total de ocho miembros del Consejo de la Shura (la cámara alta del Parlamento egipcio) han presentado este lunes su dimisión a causa de la crisis política que atraviesa el país.
Al menos 16 personas han muerto y otras 781 han resultado heridas en los enfrentamientos que se produjeron este domingo en todo el país durante las protestas para reclamar la dimisión del presidente, en base al último balance facilitado por el Ministerio de Sanidad, según ha recogido el diario egipcio 'Egypt Independent'.
Críticas a Hermanos Musulmanes
Las críticas por parte de las fuerzas revolucionarias contra Hermanos Musulmanes --que no se unió en un principio a las manifestaciones-- han ido en aumento debido a lo que la oposición considera como una aquiescencia por parte de la formación islamista con los elementos del antiguo Gobierno.
Tras la llegada al poder del Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas tras la salida del poder del expresidente Hosni Mubarak, Hermanos Musulmanes hizo un llamamiento al fin de las protestas y se posicionó cerca de las autoridades interinas --personificadas en el Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas--, lo que fue considerado una "traición" a la revolución y sus objetivos.
Las tensiones han aumentado a raíz la victoria en las posteriores elecciones presidenciales de Mursi y de sus medidas, que las fuerzas revolucionarias consideran destinadas a beneficiar al grupo y a impedir un progreso real en las demandas mantenidas durante las protestas en el país.
Asimismo, la decisión del presidente de nombrar a 17 nuevos gobernadores, siete de los cuales pertenecen a Hermanos Musulmanes, ha desatado una nueva oleada de protestas. El grupo controla así diez de las 27 gobernaciones del país árabe. El resto de los gobernadores están vinculados a militares y policías.