Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Ejército sirio toma el control de 113 kilómetros de la frontera con Líbano

El Ejército sirio y sus aliados han desplazado este sábado a los radicales de una franja de tierra de 113 kilómetros a lo largo de la frontera con Líbano y han tomado el control de este territorio, según informaciones locales recogidas por la agencia oficial de noticias rusa RIA Novosti.
Los avances del Ejército y el movimiento libanés Hezbolá en la provincia de Damasco han permitido conectar la región clave del Qalamun Occidental con la región fronteriza estratégica de Zabadani, restaurando así la seguridad a lo largo de la línea de frontera entre Siria y el Líbano, ha informado el periódico online Al Masdar.
Este avance viene apenas una semana después de que su organización tomara el control de la pequeña aldea de Sabna, en las montañas al Zabadani del oeste de Damasco.
Siria y Líbano comparten una frontera de 365 kilómetros, controlada en su mayoría por las autoridades, pero ciertas áreas todavía se ven afectadas por la presencia de rebeldes y extremistas.
A finales de marzo las autoridades sirias lograron el acuerdo de "las cuatro ciudades" con sus grupos armados para que dejasen marcharse a los vecinos de Al Fua y Kefraya, dos aldeas chiíes bloqueadas por los insurgentes durante tres años. A cambio, se acordó que un total de 8.000 miembros de grupos armados pudieran abandonar libremente las ciudades de Madaya y Zabadani.
La evacuación de civiles y combatientes sirios llegaba a su término el pasado 21 de abril después de una espera de dos días en el extrarradio de Alepo. La evacuación finalizaba después de que miles de personas de Al Fua y Kefraya quedaran atrapadas en una zona de concentración en las inmediaciones de la ciudad y tras el trágico atentado de una semana en el que fallecieron 126 personas, incluidos 60 niños.