Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Ejército de Filipinas mata a 30 miembros de Abú Sayyaf en las últimas dos semanas

Un total de 30 miembros del grupo yihadista filipino Abú Sayyaf han muerto en varios enfrentamientos con el Ejército registrados en la isla de Joló durante las dos últimas semanas, según ha informado el comandante de la Fuerza Conjunta de la región, el coronel Cirilito Sobejana.
Sobejana ha indicado que otros 22 milicianos han resultado heridos en otros cuatro incidentes desde el pasado 21 de febrero, entre ellos, un de sus principales dirigentes, Idang Susukan, tal y como recoge la cadena ABS-CBN. El hermano de este, identificado como Jaber Susukan, también murió en uno de los enfrentamientos.
Abú Sayyaf, que se cree que está conformado por menos de medio millar de combatientes, opera principalmente en las zonas del suroeste del país, cerca del Mindanao Musulmán, donde existe desde hace cuatro décadas una importante insurgencia por parte de los grupos yihadistas armados.
El comandante, que ha asegurado que los militares están acercándose a los principales bastiones del grupo, ha subrayado que el ritmo de operaciones militares y el éxito que éstas están teniendo contra Abú Sayyaf hace que sea factible cumplir el plazo de seis meses fijado por el Gobierno para "aniquilar" al grupo.
"Hemos ocupado la mayor parte de sus áreas. Ahora están fuera de su 'zona de confort'", ha señalado.
Durante las operaciones en Indanan y Patikul los soldados han podido confirmar que el grupo tiene en su poder a dos rehenes, si bien Sobejana no ha informado de su identidad.
En Indanan, en la isla filipina de Joló, fueron recuperados la semana pasada los restos del alemán Jurgen Kantner, decapitado por el grupo a finales de febrero, después de casi cuatro meses secuestrado. Sobejana ha insistido en que su máxima prioridad es la seguridad de los rehenes.