Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Ejército de Birmania confirma el hallazgo de varios cuerpos y restos del avión militar desaparecido

El Ejército de Birmania ha confirmado este jueves la localización de varios cuerpos y de restos del avión militar desaparecido el miércoles cuando volaba con más de 100 personas a bordo.
En un comunicado publicado en su cuenta en la red social Facebook, el Ejército birmano ha detallado que los restos, entre los que ha indicado que figura una rueda, han sido hallados 22 millas al sur de la localidad de Launglon.
Asimismo, ha indicado que han sido hallados además tres cuerpos, entre ellos los de un niño. Junto a ellos han sido encontrados además varios chalecos salvavidas, si bien el fuselaje del avión no ha sido localizado por el momento.
El ministro de Seguridad y Asuntos Fronterizos de la región birmana de Tanintharyi, Kyaw Zeya, había informado horas antes a la edición birmana de la cadena estadounidense Voice of America de que habían sido hallados restos del avión en las cercanías de la isla de Horse Shoe.
El avión trasladaba, según el propio Gobierno, a 108 personas, principalmente soldados y familiares, entre los que había 15 menores de edad.
El aparato de la Fuerza Aérea birmana salió el miércoles pasadas las 13.00 horas (hora local) de la ciudad de Myeik, en la región de Tanintharyi, en el extremo del sur del país, frente al mar de Andamán.
El avión perdió contacto con el control 29 minutos después de despegar, cuando volaba a 18.000 pies de altura, tal y como ha indicado el diario estatal 'The New Global Light of Myanmar'.
Fuentes del Ejército han cifrado en 108 el total de personas a bordo: 35 soldados, 14 de los cuales eran miembros de la tripulación, 15 niños y 58 adultos civiles. El avión, de fabricación china y con capacidad para 200 personas, había sido adquirido en marzo de 2016 y tenía un total de 809 horas de vuelo.
Por el momento se desconocen las causas del suceso, y las autoridades no se han pronunciado sobre si hubo una llamada de emergencia por parte del piloto antes del siniestro.
A pesar de que es temporada de monzón en Birmania, no hay tampoco informaciones que apunten a mal tiempo en la zona en el momento en el que el avión desapareció de los radares.